Desde que Meghan Markle y el príncipe Harry comunicaron públicamente su intención de dejar de ser miembros senior de la casa real británica, además de independientes económicamente, mucho se ha hablado sobre los ingresos de la pareja. Nada más hacerse efectivo el Megxit, los duques de Sussex dejaron de percibir su asignación procedente del presupuesto del ducado de Cornualles, sin embargo, esto también les permitió firmar contratos muy suculentos con grandes compañías como Netflix y Spotify.

Artículo relacionado

Eso sí, antes de firmar estos suculentos contratos, Meghan Markle y el príncipe Harry ya contaban con un buen colchón financiero que la revista Forbes ha valorado en cinco millones de dólares, es decir, más de cuatro millones de euros.

En el caso del príncipe Harry, su fortuna procede en su mayoría de la herencia que recibió cuando falleció su madre, la princesa Diana de Gales quien, a su vez, había obtenido este dinero tras firmar el acuerdo de divorcio del príncipe Carlos. En su momento, ni l ni su hermano pudieron obtener los casi 10 millones de euros después de impuestos al ser menores de edad.

Meghan Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry, en un acto en marzo de 2019

GTRES

Sin embargo, cuando accedieron a la cantidad, los asesores reales habían conseguido aumentarla a casi el doble gracias a las inversiones que realizaron. Así, el la actualidad el duque de Sussex podría disponer de 10 millones para él solo, mientras que el príncipe Guillermo tendría la misma cantidad.

Por su parte, Meghan Markle contaba con dos millones de euros que había conseguido ahorrar durante su etapa como actriz de televisión. Eso sí, los duques de Sussex han tenido que pagar cinco millones iniciales por la casa de Montecito, que cuesta 15 millones que van a pagar a través de una hipoteca, además de los tres millones que han tenido que devolver a las arcas inglesas por la reforma de Frogmore House.

Artículo relacionado

Estos gastos hacen que la pareja, en la actualidad, cuente con una base económica de cinco millones. Además, tampoco le faltan ingresos gracias a los contratos millonarios que han firmado con Spotify o Netflix.