La entrevista concedida por el príncipe Harry y Meghan Markle a Oprah Winfrey está dando mucho de sí a diferentes niveles. Más allá del revuelo causado en la familia real británica y de la respuesta que dio Isabel II a golpe de comunicado, están empezando a pasar cosas que evidencian el gran efecto que han logrado con sus reveladoras palabras. Una de ellas ha tenido lugar en Reino Unido y es toda una victoria para Meghan. Piers Morgan, uno de los presentadores más polémicos de la cadena británica ITV, ha dimitido después de dar su visión sobre la entrevista de la pareja.

Artículo relacionado

En su exitoso programa ‘Good Morning Britain’, Piers Morgan leyó unas palabras para expresar su parecer sobre todo lo que dijeron el príncipe Harry y Meghan Markle de la familia real británica. En concreto se dirigió a la exactriz, con quien se mostró muy duro con cuestiones como la confesión de Meghan sobre el suicidio. "No creo nada de lo que dice Meghan Markle. No me la creería ni aunque me leyera un informe meteorológico y que provoque este ataque contra nuestra familia real creo que es despreciable”, han sido algunas de las declaraciones que ha hecho y con las que ha levantado el enfado tanto de los espectadores como de sus compañeros, que han pedido su marcha.

Piers Morgan

Piers Morgan dimite por sus críticas a Meghan Markle.

Gtres

La oleada de críticas que ha recibido el presentador por hablar de forma despectiva de asuntos como la salud mental ha provocado que haya sido el propio Piers Morgan el que haya decidido abandonar el programa en el que lleva años trabajando. "Después de discutirlo con nosotros, Piers Morgan ha decidido que es hora de dejar 'Good Morning Britain’”, han sido las palabras con las que desde la cadena han comunicado su decisión. Esta no ha sido la primera vez que Piers Morgan ha dejado ver que Meghan Markle no le gusta en absoluto. Desde que la duquesa de Sussex llegó a la familia real británica son varias las veces en las que el presentador ha mostrado su desacuerdo con ella. Pero ahora el presentador ha pasado los límites e inevitablemente ha visto precipitada su salida de ‘Good Morning Britain’.