Trabajar para Isabel II no es tarea fácil. Formar parte del equipo que día tras día hace que todo esté perfecto en Buckingham Palace implica tener que seguir ciertas condiciones. Si algo tiene claro la reina de Inglaterra es que su imagen está por encima de todo. Esta es la forma en la que consigue que la corona británica se mantenga con popularidad, y para eso las personas que trabajan para ella no pueden descuidarse ni un solo segundo. Ahora el chef Darry McGrady, que trabajó durante un tiempo en las cocinas de la residencia oficial de la monarca británica, ha revelado que trabajar allí es como estar en ‘Downton Abbey’. El cocinero trabajó en Buckinghan entre 1982 y 1993, muy cerca de Isabel II, Carlos de Inglaterra, Diana de Gales, Guillermo y Harry. Y ahora ha relatado las estrictas normas que tenía que cumplir.

Artículo relacionado

En una entrevista concedida a ‘Insider’ ha revelado que había un ala de la cocina masculina y una femenina, un piso de lacayos y otro de criadas, y “no se te permitía entrar a los diferentes pisos”. Desde Buckingham no querían ninguna distracción por parte de sus trabajadores para que no desviaran la atención de su trabajo. Y esas eran algunas de las condiciones. De hecho ha asegurado que si intentabas acercarte al piso que no te correspondía, “tenías serios problemas. Era como la era victoriana. No podíamos imaginarnos a hombres y mujeres solteros en el mismo piso juntos”.

Isabel II

Darry ha contado que los trabajadores que como él vivían en el palacio, podían recibir visitas de familiares, pero tenían una hora límite para disfrutar con ellos. Sobre las personas que iban a visitar a los trabajadores ha afirmado que “se les exigía que abandonaran las instalaciones antes de las diez de la noche”. Por cuestiones como estas el que fuera chef de la soberana británica ha hecho similitudes entre la realidad y la serie ‘Downton Abbey’, algo que ya han hecho con anterioridad otros trabajadores.