Este 2023 acaba de la mejor de las maneras para Iñaki Urdangarin (55 años)  y su pareja,  Ainhoa Armentia (44 años). Aunque el ex duque de Palma no ha conseguido obtener su tan esperado divorcio de la infanta Cristina (58 años) lo que parece ir cada vez mejor es su relación con la vasca, que dimos la exclusiva en Lecturas y con la que comparte su vida y su día a día en Vitoria, donde han adquirido una casa que estarían reformando en estos momentos, según informa el periódico El Español. Además, Iñaki pasaría cada vez más tiempo junto a la familia de su pareja, siendo ya uno más y un gran apoyo para sus hijos, aunque sigue pasando varias noches a la semana en casa de su madre, Claire Liebaert, con la que tiene una excelente relación y en cuyo hogar aun mantiene muchas de sus pertenencias. Pero si hay algo que parece resistirse a la pareja son las navidades, fechas que todavía no pasarían juntos.

Las Navidades de Urdangarín, con sus hijos lejos de Ainhoa

Según informa Vanitatis, Urdangarin está pasando estos últimos días del año en Bidart, zona de costa vascofrancesa en la que tiene una propiedad a medias con la infanta Cristina. Estos decidieron adquirir este piso, de unos 100 metros cuadrados, hace años, cuando todavía eran un matrimonio, con la intención de tener una segunda residencia en la que poder disfrutar de un tiempo alejados de todos y disfrutar de su compañía. Este pequeño refugio familiar está situado en una conocida urbanización de la zona y, a pesar de que la pareja está separada, el medio informa que ambos querrían mantener esta vivienda aunque ya no estén juntos, siendo el único inmueble que tendrían en común. Ahora, tras pasar la cena de Nochebuena y la comida de Navidad junto a su madre en el palacio de la Zarzuela, los cuatro hijos del todavía matrimonio, Juan (23 años), Pablo (22 años), Miguel (20 años) e Irene (18 años), estarían en esta localidad junto a su padre para despedir el año, donde cenarán con la familia de Urdangarin, entre los que seguramente no veremos a su pareja, Ainhoa Armentia.

Recordemos que esta aún no conoce a la mayoría de los hijos de su pareja, siendo el único al que tenemos constancia de que sí ha conocido Pablo Urdangarin, con el que se vio recientemente tras un partido de balonmano del joven, según informó en exclusiva la revista '¡Hola!'. Esto fue algo improvisado y nada solemne, gesto que ninguna de las dos partes se tomó demasiado en serio. Aun así, estamos seguros de que se trata de un paso muy importante para Iñaki.

Artículo recomendado

Las muchas renuncias que Iñaki Urdangarin ha hecho por amor: de la infanta Cristina a Ainhoa Armentia

Iñaki Urdangarin

El futuro de Iñaki y Ainhoa, junto en Vitoria

El 2024 se abre como un buen año para la pareja, ya que se espera que sea el año en el que, por fin, pueda firmarse el divorcio entre el exjugador de balonmano y la infanta, y en el que la pareja dará el gran paso de irse a vivir juntos bajo el mismo techo. Cuando esto suceda, los hijos de ella vivirán con ellos unos días y otros con su padre, Manuel Ruiz. Al parecer, Ainhoa tiene una gran relación con su ex, que sigue teniendo llave de la casa familiar, pudiendo acudir a la misma siempre que lo desee para visitar a sus hijos. Ahora sólo falta que el año nuevo también traiga a Iñaki otro de sus mayores deseos, y es que su pareja por fin conozca a sus hijos y empiecen a tener buena relación, cosa que facilitaría mucho las cosas en la familia.