Harry y Meghan llevan ya unos días cumpliendo su sueño americano. Los duques de Sussex abandonaron repentinamente Canadá para trasladarse a Los Ángeles antes de que se produjera el cierre de fronteras debido a la crisis del coronavirus. Desde hace tiempo los dos tenían claro que querían mudarse al lugar de nacimiento de Meghan Markle. California reúne todos los requisitos que buscan en esta nueva etapa. Recuerdos de la vida de la exactriz antes de convertirse en miembro de la familia real británica, cercanía con amigos y familiares de la duquesa de Sussex, tranquilidad y muchas oportunidades profesionales. De momento se encuentran en una vivienda provisional. Harry y Meghan están buscando casa en la zona de Malibú, algo con lo que siguen los pasos de Diana de Gales.

Artículo relacionado

En alguna ocasión Lady Di reconoció que su hijo Harry era el más parecido a ella. Mientras Guillermo tiene más en común con su padre Carlos de Inglaterra, el hermano pequeño siempre ha tenido el espíritu rebelde y de querer exprimir la vida al máximo que tenía su madre. Ahora tienen algo más en común. Uno de los proyectos que tenía Diana de Gales antes de perder la vida en el fatídico accidente de tráfico que tuvo junto a su pareja Dodi Al Fayed en París, era el de mudarse a Malibú. De hecho Dodi había adquirido allí una mansión y la intención de Diana era pasar parte del tiempo allí junto a sus hijos. Su intención era la misma que la que ahora tienen los duques de Sussex, alejarse del foco mediático. Y en este momento es Harry el que busca casa en esta zona, entre otras cosas para que su hijo Archie pueda vivir cerca del mar.

Harry y Meghan

En esta nueva etapa que acaban de comenzar tras el ‘Megxit’ no solo están siguiendo los pasos de Diana de Galer. También están tomando las mismas decisiones que otros famosos. Una de ellas tiene que ver con su seguridad. Uno de los temas más controvertidos desde que anunciaron su salida de la corona británica era quién se haría cargo de su seguridad tanto a nivel financiero como a nivel trabajo. Ya se conocía que ellos mismos se harían cargo de este gasto, y ahora se sabe cuál es el equipo de personas que va a velar por su seguridad. Han contratado a guardaespaldas de dos importantes empresas americanas de seguridad y se trata de las mismas que ya han trabajado para otros rostros conocidos como Nicole Kidman, Brad Pitt o Madonna.