Los pasos de Harry y Meghan en su nueva vida lejos de la familia real británica son complicados de seguir. Uno de los motivos por el que los duques de Sussex se marcharon a Canadá fue alejarse de la presión mediática y que sus pasos no se siguieran al milímetro. Durante sus primeros días en Vancouver se quejaron de que los fotógrafos les perseguían. Y tras su queja y tras blindar su casa con fuertes medidas de seguridad, al fin están logrando llevar una vida tranquila y en la que empieza a reinar la privacidad.

Artículo relacionado

De hecho el príncipe Harry y Meghan Markle han hecho su primera escapada juntos y no hay ni rastro de su viaje. Los duques de Sussex han puesto rumbo a Miami. Allí han pasado unos días y han participado en un evento privado que ha organizado una empresa financiera. Se han encargado de dar una de las conferencias de esta reunión celebrada en un hotel de la ciudad. Ni ellos ni la empresa organizadora han confirmado la presencia del nieto de Isabel II y su mujer en esta actividad, pero algunos de los asistentes sí que lo han hecho. Una clara demostración de que están comenzando a realizar sus propios trabajos lejos de la realeza.

Harry y Meghan

Si algo ha llamado la atención de quienes han compartido espacio con Harry y Meghan han sido las fuertes medidas de seguridad con las que han asistido. Una jugada que les ha salido bien teniendo en cuenta que han conseguido ocultar su rastro. Lo que se desconoce es si en esta breve escapada los duques de Sussex se han llevado con ellos al pequeño Archie. No se sabe si el bebé ha ido con sus padres a Miami o si se ha quedado en Canadá junto a su abuela Doria Ragland.