Los duques de Sussex se reencontraron ayer en Londres tras unos días separados. El príncipe Harry llevaba ya unos días en Reino Unido atendiendo algunos compromisos profesionales mientras Meghan estaba en Canadá cuidando del pequeño Archie hasta ayer. La duquesa de Sussex aterrizó en Londres para cumplir con los últimos actos de su agenda oficial antes de que el ‘Megxit’ se haga efectivo. Para celebrar su reencuentro y ponerse al día de varios asuntos, la pareja decidió celebrar un almuerzo solo para dos. La lista de restaurantes que hay en Londres es muy numerosa y podrían haber elegido entre muchos para disfrutar de su reunión. Pero Harry y Meghan acudieron a uno que ha llamado mucho la atención.

Artículo relacionado

La pareja se sentó a la mesa del restaurante del hotel Goring. Se trata de un hotel que está cerca de Buckingham Palace, la residencia oficial de Isabel II. Pero además este hotel cuenta con otra particularidad que tiene que ver con la reina de Inglaterra… ¡Es su favorito! La monarca británica todos los años se aloja como mínimo una noche en este hotel. De ahí que haya surgido una pregunta. ¿Ha sido casualidad que Harry y Meghan hayan almorzado en el hotel favorito de la reina de Inglaterra?

Harry y Meghan

Teniendo en cuenta que es el preferido de la soberana, hubiera sido una ocasión perfecta para compartir el almuerzo con ella. Pero todo apunta a que los duques de Sussex han preferido no invitar a Isabel II aunque saben que este es uno de sus sitios favoritos. De hecho no hay constancia de que Meghan Markle haya visto a la abuela de su marido desde que aterrizó en Londres. Harry sí que se reunió con ella para comer el pasado domingo, pero la duquesa de Sussex de momento está alargando el reencuentro con la reina.

Artículo relacionado

Otra de las polémicas que han surgido en torno a la comida celebrada en este hotel es si la pareja se estaba alojando aquí en lugar de en Frogmore Cottage, su residencia oficial. Ya habían empezado las críticas sobre este tema, porque muchos consideraban que no debían dormir en un hotel y hacer este gasto teniendo su propia casa. Pero algunas personas han asegurado que les han visto entrar en su residencia y que su visita al hotel solo fue para el almuerzo.