La decisión del príncipe Harry y Meghan Markle de apartarse de la primera línea de la familia real británica y ser independientes económicamente molestó mucho a la reina Isabel II. Sin embargo, todos llegaron a un acuerdo duro, pero conciliador, el pasado 18 de enero, con guiños de la monarca a su nieto.

Artículo relacionado

Desde que comenzó el ‘Megxit’, la reina Isabel II ha mostrado una y otra vez la predilección que siente por el príncipe Harry. Su último gesto al joven se ha conocido este martes 3 de febrero, después de que el periódico ‘The Sun’ adelantara que nieto y abuela han mantenido una reunión en el castillo de Windsor de nada más y nada menos que cuatro horas. La monarca ha aprovechado que el duque de Sussex se encuentra en Reino Unido para hacer frente a sus últimos compromisos como miembro de la familia real para limar asperezas con él.

Bautizo Archie

“La reina tenía mucho de lo que hablar con Harry y les pareció el momento perfecto para que cada uno diese su versión de los hechos. Cuando Harry y Meghan anunciaron su decisión de irse todo sucedió muy deprisa y fue muy estresante para los involucrados. El domingo fue la primera oportunidad que la reina tuvo para hablar con él en privado y conocer cuáles son sus planes de verdad. El ambiente era mucho más relajado y tuvieron la oportunidad de decirse lo que pensaban”, ha afirmado una fuente de la casa real a la mencionada publicación.

Aunque en un principio la invitación era para almorzar, la sobremesa se alargó durante horas. Un momento en el que la reina aprovechó para volver a dejarle claro que no puede utilizar la marca ‘Sussex Royal’, pero también se sinceró sobre lo mucho que le apenaba el hecho de que se mudaran a Canadá y no poder ver crecer a su bisnieto.

Artículo relacionado

“La reina dejó muy claro que tanto él como Meghan pueden volver cuando quieran si cambian de parecer, que ella les recibirá con los brazos abiertos”, ha afirmado la fuente al tabloide inglés. Es más, aseguran que la monarca se despidió de forma muy cariñosa: “Te queremos muchísimo, siempre serás bienvenido de nuevo si así lo deseas”. Un mensaje que deja claro, una vez más, la predilección que la reina Isabel II siente por su nieto.

Isabel II y Harry

Además hay algo que hace que Isabel II empatice mucho con Harry y que no pueda reprocharle tantas cosas como a veces le gustaría. La princesa Margarita, hermana de la reina de Inglaterra, vivió una situación muy parecida a la del duque de Sussex. Era la hermana de la persona que iba a heredar el trono y la presión mediática le jugó malas pasadas. Esto es lo que Isabel II conoce como "síndrome del hermano pequeño", algo que ella en su momento vivió en primera persona con su propia hermana y por lo que ahora sabe perfectamente cómo se siente Harry.