El príncipe Harry y Meghan Markle están estos días en Reino Unido por una petición que les hizo hace unas semanas la reina de Inglaterra. El próximo lunes se celebra la Commonwealth, un evento muy importante para Isabel II ya que cada año reúne a toda su familia. De ahí que rogase a su nieto y a su mujer que viajaran desde Canadá hasta Londres para asistir a esta celebración y para cumplir con algunos compromisos profesionales antes de que llegue el 31 de marzo, el día que se hace oficial el ‘Megxit’. Los duques de Sussex accedieron a la petición, pero Meghan advirtió desde el primer momento que si realizaba este viaje, además de atender sus compromisos públicos llevaría a cabo otros de carácter privado.

Artículo relacionado

Y dicho y hecho. Ayer por la noche tuvo lugar la primera aparición oficial de la exactriz desde que llegó a Reino Unido. Pero no fue el único acto que atendió a lo largo del día. Hasta el momento se desconocía lo que había hecho Meghan en las horas previas al evento en el que apareció junto a Harry. Ahora se ha conocido que la duquesa de Sussex llevó a cabo una visita privada. En el perfil de Instagram de los Sussex han publicado una imagen de Meghan en el Teatro Nacional de Londres. Este lugar es uno de los patrocinios que Isabel II cedió a Meghan hace unos meses, y ella no ha dudado en visitarlo nada más aterrizar en Londres.

Yesterday, The Duchess of Sussex, Royal patron of the National Theatre, visited the Immersive Storytelling Studio in London, where emerging technology like Virtual Reality is being used to develop new forms of emotive storytelling. Recently, The Duke and Duchess of Sussex also visited Stanford University where part of their learning journey included a virtual reality presentation that allows the user to experience life through another person’s point of view. The goal of this method of virtual reality is to enable us to better connect and empathise with each other as people, regardless of race, age or nationality. The Duchess is pictured here with Nubiya Brandon and her hologram, featured in the National’s exhibition ‘All Kinds of Limbo’, which is currently being presented at the Tate Modern. Photo © The Duke and Duchess of Sussex / Chris Allerton

Una publicación compartida de The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) el

Para la ocasión Meghan ha elegido un look de color blanco. Una blusa y una falda han formado el favorecedor conjunto de la mujer del príncipe Harry, que lo ha complementado con unos pendientes discretos, un colgante dorado y un mini bolso negro. En las imágenes se puede ver cómo Meghan está muy relajada y divertida durante su visita. Este no es el único acto sorpresa que ha llevado a cabo. Esta mañana también ha hecho una vista inesperada. Ha acudido a una escuela en una visita de la que no habían informado desde Buckingham Palace.