Faltan horas para que Meghan Markle reaparezca públicamente en Reino Unido tras su marcha a Canadá el pasado mes de enero. Una cita marcada en rojo en la agenda de la casa real británica al tratarse de uno de los últimos actos de los duques de Sussex como miembros de primera línea de la familia real inglesa.

Artículo relacionado

Meghan y Harry serán los encargados de presidir la gala de los premios de la Fundación Endevour que se celebrarán este jueves, 5 de marzo, en Londres. Se trata de un patronazgo que los Sussex comparten con el príncipe Guillermo y Kate Middleton, pero no se espera su presencia, ya que en estos momentos se encuentran de viaje oficial en Irlanda.

Meghan y Harry

Pero no será la única aparición de la pareja. El sábado, Meghan y Harry asistirán al Mountbatten Festival of Music, un concierto benéfico ofrecido por el Cuerpo de Marines Reales, del que el pequeño de los Windsor es aún capitán general. Finalmente, habrá que esperar al lunes para ver al matrimonio reunirse con el resto de la familia real con motivo de la celebración del Día de la Commonwealth. Una fecha en la que cada gesto y actitud de la duquesa de Sussex será observado al detalle y que presume ser el final de Meghan Markle dentro de la Casa Real.

Una importante y polémica ausencia

En este viaje a Reino Unido Meghan ha preferido dejar a Archie, de nueve meses, en Canadá, una decisión muy criticada por todos los medios británicos que no pueden entender que la actriz no traiga al pequeño para que lo pueda ver la familia de su marido y que, al parecer, ha producido una enorme tristeza en la reina Isabel II, que ha visto en contadas ocasiones al niño desde que nació. Tal y como señala el diario The Sunday Times, Archie se quedará en Vancouver al cuidado de su niñera y de Jessica Mulroney, una de las mejores amigas de la ex actriz.