Horas frenéticas y tristes las que está viviendo la familia real británica desde que su "roca", la reina Isabel II, fallecía este jueves 8 de septiembre. Su hijo, Carlos de Inglaterra, se ha convertido en rey y, en su nuevo papel, ha pronunciado un emocionante y solemne primer discurso solo un día después de la muerte de su madre. En sus primeras palabras oficiales, ha tenido unas sentidas palabras a la monarca y ha dado su lugar a su esposa Camilla como reina consorte. Ha destacado también el guiño a Meghan y Harry, hacia los que ha expresado "su amor mientras continúan construyendo sus vidas en el extranjero". Especialmente, revelador ha sido el momento en el que se ha referido a su hijo Guillermo y a Kate Middleton. El rey ha confirmado a su primogénito como su "heredero", del trono inglés, y ha ha aclarado oficialmente que tanto Guillermo como Kate heredan sus títulos de duques de Cornualles y príncipes de Gales. Middleton toma el testigo así de Lady Di, marcando distancias con su personalidad carismática.

Artículo recomendado

Carlos de Inglaterra se emociona en su primer baño de masas como rey a su llegada a Buckingham

Carlos de Inglaterra se emociona en su primer baño de masas como rey a su llegada a Buckingham

Con concisión y emoción, las palabras siguientes han sido el mayor anuncia del discurso oficial del rey Carlos de Inglaterra, en referencia al futuro papel de su primogénito y su esposa: "Guillermo me sucede como duque de Cornualles y asume las responsabilidades del ducado de Cornualles que he asumido durante más de cinco décadas. Hoy me enorgullece nombrarlo Príncipe de Gales, Tywysog Cymru, el país cuyo título he tenido el gran privilegio de llevar durante gran parte de mi vida y de mi deber. Con Catherine a su lado, nuestro nuevo Príncipe y Princesa de Gales, lo sé, continuarán inspirando y liderando nuestras conversaciones nacionales, ayudando a llevar lo marginal al centro del terreno donde se puede brindar ayuda vital".

La muerte de la reina Isabel II ha traído una gran tristeza a Carlos y a la familia real británica, pero también una revolución en lo que respecta a la sucesión y los títulos que ostentan sus miembros. Después de sus primeras palabras como rey, las piezas quedan perfectamente dispuestas en el tablero, destacando por encima de todas la que toma Kate Middleton como nueva princesa de Gales. Con el 25 aniversario de su muerte muy reciente, ha vuelto a quedar patente la gran fascinación que sigue generando Lady Di. Su sombra es alargada, bien lo sabe la duquesa de Cornualles quien, si bien ha continuado la labor de Diana en cuestiones de carácter social y solidario –y también en un aspecto más trivial, como icono de moda–, ha demostrado estar más aceptada que su predecesora dentro de la familia real británica. Sin duda, el aire rebelde de Diana es en lo que se separan sus caminos.

Artículo recomendado

Del rey Carlos al nuevo duque de Cornualles: así quedan los títulos tras el fallecimiento de Isabel II

Del rey Carlos al nuevo duque de Cornualles: así quedan los títulos tras el fallecimiento de Isabel II

Un discurso que ha cambiado la vida de Guillermo y Kate. Un destino que ya estaba marcado, y que han podido escuchar juntos, después de reunirse en Windsor tras un día separados. Ayer, el príncipe volaba hasta Escocia para despedirse de su abuela en el castillo de Balmoral. Esta mañana seguía el ejemplo de Carlos y Camilla y abandonaba palacio. Ellos ponían rumbo a Londres y volvían a Buckingham por primera vez como reyes de Reino Unido. Guillermo, por su parte, corría a Windsor después de verse también las caras con su hermano Harry allí, para reencontrarse con su esposa, que se quedaba al cuidado de sus hijos, que esta semana han empezado el curso escolar. Antes de reunirse en casa, Kate ha sido sorprendida yendo a buscar a George, Louis y Charlotte al colegio, vestida de negro y con gafas de sol para disimular la mirada triste.