“Mordí la mano que me da de comer”. Anabel Pantoja parece que ha entrado en razón. La sobrina de Isabel Pantoja se encuentra en un punto muy complicado debido a su actitud en el trabajo. No son pocas las críticas que ha recibido de sus compañeros y presentadores de ‘Sálvame’ por sus quejas constantes. A eso se suma la crítica que lanzó hacia la cadena tras las lágrimas de Isa Pantoja en ‘La Casa Fuerte’. “Sé que estás molesto conmigo”, le aseguraba Anabel a Jorge Javier antes de entonar un mea culpa que hacía tiempo que iba necesitando…

Artículo relacionado

“Te he dejado mensajes pero no te he querido llamar porque entiendo que tienes tu tiempo”. Anabel Pantoja se encuentra muy arrepentida. La sobrina de Isabel Pantoja ha entrado en una espiral de quejas hacia su trabajo que no le está reportando nada bueno. La guerra desatada entre su primo Kiko Rivera y su tía ha hecho que Anabel se encuentra en la posición más incómoda y ha hecho todo menos remar a favor de obra. Su enfado ha molestado a compañeros y presentadores que no entienden por qué se comporta así.

La gota que colmó el vaso ocurrió durante la emisión de ‘La Casa Fuerte’. Anabel cargaba contra la cadena por las lágrimas de Isa Pantoja. Algo que todavía ha encendido más los ánimos. “Estoy recapacitando desde que pasó todo esto y lo estoy pensando”, aseguraba a Jorge Javier en su primer cara a cara después de lo sucedido. “Te estoy muy agradecida y esto me sirve para aprender. Todo entendido y todo captado”.

Jorge Javier Vázquez

Jorge Javier Vázquez, en 'Sálvame' diario

Telecinco

El consejo de Jorge Javier

“Estoy en un momento de no enquistar las discusiones, sino de buscar soluciones. Voy a intentar explicarte algo que a lo mejor te pueda ayudar. A veces nos olvidamos de cosas cuando trabajamos en televisión”, le explicaba Jorge Javier a una Anabel que sentía la decepción en sus propias carnes. “Mi padre trabajó más de 30 años en la misma empresa, una fábrica que se dedicaba a hacer vidrios. Para él su fábrica era su vida. Estaba eternamente agradecido a su fábrica porque gracias a su fábrica vivíamos, nos alimentábamos, podíamos hacer vacaciones”.

Anabel se venía abajo al escuchar las palabras del presentador. “Sé que no tengo el curriculum perfecto ni el correcto, pero después de tantos años tengo clarísimo que por el hecho de ser Pantoja estoy ahí”, reconocía, por fin, la sobrina de la tonadillera. “Sé dónde tengo los pies y pido disculpas a ti, a la cadena y a la productora”.

¿Servirá esto como punto de partida para una nueva Anabel Pantoja? ¿Reculará la colaboradora y empezará a pensar más en su trabajo y menos en intentar nadar y guardar la ropa? No son tiempos fáciles para ninguno de los miembros de Cantora pero hay quién ha conseguido estar a la altura y otros que no lo logran. Y de momento, Anabel parece entrar mejor en el segundo grupo.