Muchas personas se sienten muy identificadas con lo que le ha pasado a Ana Rosa Quintana en pleno directo. La presentadora sufre desde hace mucho tiempo alergia primaveral y le ha afectado directamente a la voz. Ante la mirada de incertidumbre de los colaboradores que le acompañan cada día, ha decidido abandonar el plató porque la afonía no le permitía seguir con el trascurso del espacio.

"Tengo alergia como cada año. Todavía no he empezado a tomarme los antihistamínicos... Soy un desastre, lo haré hoy", ha reconocido antes de cederle su puesto a Ana Terradillos para liderar, aunque sea por unas horas, 'El programa de AR'.

Artículo relacionado

Desde que comenzó la crisis del coronavirus, Ana Rosa está al pie del cañón para continuar con su trabajo. Es una persona expuesta y en multitud de ocasiones ha desvelado que allí, en Telecinco, siguen a rajatabla las medidas de prevención necesarias para asegurar el bienestar de todos y cada uno de los trabajadores.

Antes de ausentarse, ha querido dejar claro que va a volver con muchas ganas: "Me voy porque no puedo hablar pero mañana estoy otra vez aquí porque tengo mucho que decir".

ana rosa quintana afónica

La periodista no es la única persona que ha sufrido un infortunio así. Patricia Pardo, su compañera, ha decidido teletrabajar mientras dure la crisis del coronavirus y ha vivido las consecuencias en primera persona al ver como su hija se colaba en un directo sin darse cuenta.

Su duro confinamiento

Ana Rosa ha manifestado en varias ocasiones que el salir a trabajar a diario le ha obligado a tener una distancia de seguridad con su familia: "De las cosas que más echo de menos es abrazar a mis hijos. Por salir de casa estoy manteniendo una distancia física con ellos y sueño con poder abrazarles".

Además ha explicado cómo es pasar el encierro con sus mellizos: "Tengo adolescentes en casa y me está sorprendiendo la madurez con la que están llevando esta situación".