Tras tres semanas de confinamiento, Ana Rosa Quintana se ha preguntado cómo será esa vuelta paulatina a la normalidad tras el temido coronavirus, una situación que aunque todavía no tiene fecha oficial ya empieza a ocupar nuestra mente. Ni restaurantes, fiestas, viajes... la presentadora se ha puesto nostálgica y ha reconocido que su mayor deseo es poder abrazar de nuevo a sus hijos.

Artículo relacionado

No es ningún secreto que las relaciones sociales de los españoles es mucho más cercana que en muchos países extranjeros. Una situación que quizás cambie después de superar esta crisis sanitaria ya que es evidente que esta experiencia marcará un antes y un después en las relaciones personales de las personas al menos durante los primeros meses. Ante esta reflexión por parte de uno de sus colaboradores, Ana Rosa ha reconocido que si hay algo que echa de menos en estos momentos es la cercanía con sus seres queridos.

ana rosa hijo

"De las cosas que más echo de menos es abrazar a mis hijos. Por salir de casa estoy manteniendo una distancia física con ellos y sueño con poder abrazar a mis hijos y a mis amigos. El día que nos podamos abrazar será el día que superemos esta pandemia", reconocía visiblemente emocionada y es que aunque esté llevando las normas higiénicas de prevención al detalle prefiere no arriesgar a contagiar a ninguno de sus familiares.

La presentadora antes que periodista es madre y no dudó un segundo en coger un avión el mismo día que el gobierno anunciaba que impondría el confinamiento obligatorio para ir a buscar a uno de sus hijos a Londres: "He ido a buscar a mi hijo que estaba estudiando fuera y hemos convenido que venga a pasar este tiempo aquí", explicaba por aquel entonces. Ahora, todos en casa, disfrutan del tiempo en familia y están en contacto continuo con familiares y amigos más cercanos.