Saca todo el partido al acondicionador y la mascarilla

Si de verdad quieres lucir un pelo bonito y brillante, ambos deben ser para ti imprescindibles. Toma nota de cómo usarlos mejor

Saca todo el partido al acondicionador y la mascarilla

11 de noviembre de 2016, 13:28

Dime cómo es tu pelo y te diré cuáles necesitas

Grueso y más bien seco. A este tipo de cabellos les falta flexibilidad, brillo y suavidad porque el cuero cabelludo genera poca grasa. También por eso se encrespan más. Por lo tanto, necesitan productos altamente nutritivos (que incluyan aceites vegetales, jojoba y karité). Además, deben llevar ingredientes que compensen la electricidad estática, que dejan el cabello mucho más manejable. Da muy buenos resultados aplicar la mascarilla de la raíz a las puntas, mecha a mecha con pases sucesivos de las manos, para que penetre mejor, manteniéndola el tiempo indicado. Tras el lavado, es recomendable utilizar además crema sin aclarado o aceite si tu melena es extremadamente seca.

Se engrasa fácilmente y es fino. En este tipo de melenas, las puntas tienden a desgastarse muchísimo, lo que hace que aún parezcan más finas y descuidadas. Prueba productos sin aclarado, aplicándolos solo en las puntas después del lavado. Utiliza acondicionadores específicos para cabello fino, pues sus activos logran darle grosor, además de mejorar el desenredado. Evita utilizar demasiados productos a la vez para que las raíces no se chafen y queden apelmazadas.

Coloreados. Cuando los cabellos se han teñido mucho, se vuelven especialmente ásperos y porosos. Es culpa de los agentes químicos de los tintes. Para contrarrestar su efecto, utiliza acondicionadores reparadores (llevan proteínas hidrolizadas o fragmentadas de arroz y trigo): reestructuran la melena porque se depositan en las pequeñas fisuras de la fibra capilar. Además, incluyen filtros solares, aceite de girasol, vitamina E... ingredientes que evitan que los pigmentos del tinte se oxiden y el color se estropee.

Para un resultado diez

Es muy importante que el pelo esté aclarado a fondo antes de aplicar el acondicionador. Piensa que el cabello puede quedar con una apariencia apagada y pastosa si los restos de champú se mezclan con el acondicionador.

Cuando utilices productos que no necesiten aclarado, limítate a aplicarte una o dos pulverizaciones o gotas. Es suficiente para que las puntas se sellen y el cabello quede más brillante. El exceso, en cambio, puede también estropear el aspecto de la melena.

Cuidado con el estrés

Por muchos y muy buenos productos capilares que emplees, si tu estado emocional no es bueno, tu pelo lucirá sin vida, áspero... Lo mismo que si tu alimentación no es suficientemente equilibrada. Intenta que tu dieta sea rica en minerales (sobre todo hierro y zinc) y vitaminas del grupo B (refuerzan el sistema nervioso, así que también te irán bien contra el estrés). El germen de trigo y la levadura de cerveza son muy efectivos para mejorar el aspecto del cabello.

Loading...