Pulmones sanos, corazón sano

Respirar bien es esencial también para el corazón

Pulmones sanos, corazón sano

16 de octubre de 2016, 13:37

Unos pulmones sanos son fundamentales para respirar bien y también para que el corazón funcione bien. Cuando se respira correctamente, la sangre viaja por el cuerpo cargada de oxígeno y esto mejora el funcionamiento de todos los órganos. Descubre cómo puedes fortalecer tus pulmones para proteger también tu corazón.

Ejercicios que te ayudan a respirar mejor

Practicar yoga y natación. Son los deportes más indicados. Con ellos se aprende a controlar la respiración rítmicamente, cogiendo el aire por la nariz y soltándolo por la boca.

Caminar y subir escaleras. Pero hay que hacerlo siguiendo un ritmo. Al caminar, inspirar por la nariz en dos pasos y espirar en cuatro. Si haces escaleras, súbelas inspirando en un peldaño y espirando en dos. Estos sencillos ejercicios mejorarán tu capacidad respiratoria.

Sentada, con los brazos estirados delante del cuerpo y las manos entrelazadas. Elévalos al máximo, inspirando por la nariz, y bájalos, espirando por la boca. Este ejercio te ayuda a expander el tórax.

Tumada boca arriba, ponte una almohada debajo de las rodillas y otra debajo de la cabeza. Coloca los brazos a ambos lados del cuerpo. Respira profundamente, hinchando y dehinchando el abdomen, como si fuera un globo. Así fortalecerás tu diafragma.

¿Respiras bien? Descúbrelo

Si te cansas al hablar, al caminar o al subir escaleras puede que tus pulmones estén débiles.

Si te de un pinchazo en mitad del tórax puede indicar que el revestimiento de los pulmones se ha inflamado. Este dolor empeora al toser, estornudar, al estirarse...

Si tienes tos desde hace más de tres semanas, acude al médico. La causa puede ser un catarro, pero también se puede cronificar.

Señales de alarma... Tos exacerbada que no cesa, expulsión de sangre, sensación de falta de aire, dolor persistente en el tórax, cambios en la voz... són señales que pueden alertar de un cáncer de pulmón.

Así se hace...

Coge el aire siempre por la nariz. Así te oxigenas bien y proteges los pulmones. Porque al coger el aire por la nariz este se calienta en las vías nasales. Ten en cuenta que los cambios de temperatura son perjudiciales para los pulmones. En cambio, si coges el aire por la boca pueden llegar al pulmón impurezas que se van acumulando, circunstancia que aumenta el riesgo de infección.

Loading...