¿Por qué debo incluir los batidos verdes en mi dieta?

Los zumos verdes están de moda. Unen agua, frutas y verduras, y son una estupenda y deliciosa opción para hidratarte y cuidar tu salud. Además, según la combinación de ingredientes que hagas lograrás diferentes efectos con multitud de beneficios

¿Por qué debo incluir los batidos verdes en mi dieta?

22 de diciembre de 2015, 14:50

Empezaron a causar furor desde el mismo instante en que alguna 'celebrity' de Hollywood confesó que los tomaba para estar estupenda. Y aunque es un error convertirlos en protagonistas de la dieta sí son un buen complemento para tomar a diario.

Así te ayudan. Los zumos elaborados con frutas y verduras verdes son ricos en agua, azúcares, y ciertas vitaminas y minerales (en especial, en ácido fólico, potasio y magnesio). Los aportan en cantidad suficiente para cubrir los requerimientos diarios.
Cuándo tomarlos. Nada más levantarte en el desayuno, a media mañana, por la tarde antes de hacer deporte… Cualquier momento es ideal para beberlos y contribuir así a tomar las cinco raciones diarias de frutas y verduras que los expertos recomiendan consumir al día.

La mejor manera de prepararlos

Elaborar un batido verde es muy sencillo. Solo tienes que elegir los ingredientes, lavarlos bien (y pelarlos si es el caso), partirlos y triturarlos con ayuda de una batidora eléctrica.
¿Qué ingredientes usar? Para hacer zumos verdes podemos contar con espinacas, acelgas, lechuga, brócoli, col rizada, berros, rúcula, perejil, apio, acelgas, hojas de mostaza, etc. Lo ideal es combinarlo con frutas (lima, kiwi, manzana verde...) en cantidad algo superior para aportar dulzor y eliminar el posible amargor de las hortalizas.
Que sean de temporada. Intenta consumir tanto frutas como verduras de temporada. Así, además de que suelen ser ingredientes más económicos, conseguirás disfrutar de un sabor más intenso y un mayor contenido de nutrientes. Eso sí, ten en cuenta que el aire oxida parte de las vitaminas que están presentes en el zumo. Por eso, te conviene prepararlo justo antes de tomarlo.
Ojo con el azúcar. Las frutas ya tienen de por sí azúcares en forma de fructosa. Y recuerda que los edulcorantes utilizados con mesura son también útiles para conseguir un sabor dulce adicional sin añadir calorías extras a la preparación.
Un toque de sabor. Para dar un sabor especial a los zumos puedes incluir pequeñas cantidades de hierbas como menta, orégano o mejorana; y especias que aportan aromas interesantes a la preparación, como jengibre, canela o nuez moscada.

Hidratante y diurético

Ingredientes:
½ litro de agua fría
1 manzana
1 rama de apio
70 g de pepino
El zumo de medio limón
Su efecto. Se trata de un zumo con un alto contenido en agua y con ingredientes que favorecen la eliminación de líquidos, por lo que evita la retención.

Antioxidante

Ingredientes:
1 tallo de apio
2 zanahorias
8 hojas de col rizada
1 tomate
½ aguacate
Unas hojas de mostaza
Así ayuda. Contribuye a neutralizar los radicales libres procedentes de la contaminación, los rayos solares, el tabaco...

Efecto energético

Ingredientes:
2 peras
1 kiwi
½ mango
Hojas de menta fresca picada
Así ayuda. Los azúcares contenidos principalmente en las frutas son una excelente fuente energética a corto plazo para realizar tus actividades.

 

Loading...