"Soñé con que Letizia y Felipe me llamaban para formar parte de su equipo de prensa"

¿Y tú qué opinas?

Los reyes, en Mallorca
gtres

27 de agosto de 2014, 08:00

Como le sucede a más de la mitad de la población, mi novio ronca. Tanto que me despierto casi cada hora con sus ronquidos y tengo que darle toquecitos en el hombro para que cambie de posición. Pero nada. Para un poquito y al rato vuelve a la carga.



Como es buena persona decidió comprarse las tiras esas que se ponen en la nariz para que yo pudiera dormir en paz. Y surtió efecto. Como soy culo veo culo quiero, la noche siguiente me las puse yo también y no porque yo ronque –supongo que mi novio diría lo contrario– sino por probar. A la mañana siguiente me desperté con un buen rollo impresionante gracias a un sueño mágico.

Me veía caminando por una calle de Madrid y de repente me topé con una cola de gente impresionante. Era gente que estaba esperando para entrar al cine y no sé por qué razón advertí que me encontraba inmerso en los años setenta. Quería explicar a todas aquellas personas que, con el paso de los años, esas colas lamentablemente desaparecerían pero no podía porque si no destapaba el misterio. Luego me encontré en un bar con David Valldeperas y le confesé el secreto: “No te asustes, David, pero tu ropa va a cambiar en un momento. Irás vestido como en los setenta porque nos vamos a trasladar a esa época pero no puedes decirle a nadie que venimos del 2014”. Nos topábamos con gente conocida y resultaba tan extraño como melancólico verlos felices. Conocíamos su futuro pero no podíamos desvelárselo. Fue agradable volver atrás. Había algo de recuperación de la inocencia.

La noche siguiente volví a ponerme la tira en la nariz y soñé con que Letizia y Felipe me llamaban para formar parte de su equipo de prensa. Me gustó. Era como si los Reyes pasaran del “Qué dirán” y se arriesgaban a contratarme a pesar de las posibles críticas que pudieran surgir. Estoy por ver la composición de las tiras, parece que les echan droga de la felicidad.

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.