"El destino me ha obsequiado con una sopresa impagable"

¿Y tú qué opinas?

Universal Studios Hollywood

14 de agosto de 2014, 08:30

Como parece poco probable que vaya a ver a Bradley Cooper, el destino me ha obsequiado con una sorpresa impagable: la langosta avisadora. La conocimos en Malibú, en el chiringuito de la playa. Cuando vas a pedir mesa te la dan para avisarte de cuándo se queda una libre: “Tranquilos chicos, tiene un radio de acción de media milla, llega sin problemas hasta donde tengáis las hamacas”.



Una hora después la langosta empieza a parpadear como una atracción de feria. No puedo evitar hacerme una foto con ella. Con qué poquito me conformo. Al día siguiente, domingo, jornada inolvidable en los Universal Studios. Resulta muy curioso ver los estudios dónde se han filmado las películas que llevas viendo desde que eres pequeño. Curiosidad que me llamó la atención: el ayuntamiento que alberga la torre del reloj de ‘Regreso al Futuro’ es el mismo que sale en la legendaria ‘Matar a un ruiseñor’, de Gregory Peck.

Lo pasamos tan bien que estamos más de diez horas recorriendo los estudios y montándonos en las atracciones del parque: ahora ponte unas gafas para las que son de 3D, ahora un poncho de plástico para no mojarte en exceso en el ‘Jurassic Park’. Al llegar al hotel me pregunto sin mucha convicción qué estará haciendo Chabelita.

El blog de Jorge Javier Vázquez

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.

Lo más visto

  1. Charlotte Cannigia, de GH VIP 4, en peligro de muerte
  2. El emotivo nuevo tatuaje de Rocío Flores, que no gustará a su madre
  3. "Imagino los gritos apagados de Rocío Carrasco, viendo a sus hijos participando en un eterno funeral, cargado de folklore y mercadeo"
  4. El triángulo de Terelu, Kike y Mónica Hoyos
  5. ¿Por qué los duques de Cambridge nunca se dan la mano en público?