La presentadora cada vez está más contenta consigo misma

Terelu Campos: "Soy estupenda. Más de lo que debiera"

¿Y tú qué opinas?

Terelu Campos
Gtres

28 de mayo de 2014, 11:52

Terelu Campos no desmiente, pero tampoco confirma que tenga una relación con su entrenador personal. Dice que está enfadadísima con que se diga que está enamorada. Que no hay necesidad de ese tipo de titulares. Que es un lujazo tenerlo como gurú pugilístico y punto. Porque sí, Terelu ahora boxea. No piensa en nadie cuando le da al saco. A veces, sí, cuando los papparazzi le esperan en la puerta del ring o cuando se rumorea malintencionadamente que José Valenciano, que así se llama su preparador físico, tiene contactos con la mafia búlgara. Porque tiene carácter. Carácter pero con un corazón de oro. “Soy estupenda. Más de lo que debiera”, dice de sí misma. Lo demuestra con sus ex, con quienes mantiene una excelente relación aunque cuando se ha acabado, se ha acabado. Por eso afirma que entiende a Rosa Benito a quien, en breve, aunque aún no dice fecha, verá otra vez cada tarde en ‘Sálvame diario’ a donde volverá tras estas vacaciones que iban para cuatro semanas y se han convertido en cinco meses. Que de veto en Telecinco, tampoco nada de nada. Ah, y sigue adelgazando con Redupeso. ¿Cuántos kilos? Prefiere no hablar de eso. De centímetros sí. Por ahora, 8.

¿Cuántos kilos has perdido?

Les dije a los Redupeso que no voy a hablar de kilos, porque son cosas que pertenecen a la intimidad. Creo que hay un reflejo en cómo me encuentro de lo que he perdido. Además, me interesa más el volumen que he perdido, que los kilos. He perdido kilos, por un lado, y he ganado algo de músculo. Tres meses de gimnasio a dos horas diarias, me lo noto en el cuerpo. Me lo noto tela.

Entonces, háblame de centímetros

8 cm. Me parece más honesto decir eso. Y me interesa más. A veces, se pierden cuatro kilos y no has perdido ni tres centímetros de contorno, que no es ni una talla.

¿Y cuánto te gustaría perder?

No tengo meta. Tengo que llegar a verme físicamente como quiero verme. Teniendo en cuenta que no tengo 30 años, ni los voy a tener ya, que voy a tener 50, me interesa más verme bien.

¿Cuánto tiempo crees que va a pasar para eso?

Tampoco lo sé. Hasta que considere, ¿no? Supongo que hasta después del verano. El verano es una época en la que tengo menos hambre, pero también se sale más, socialmente tienes más actividad, y ahí es cuando picas… Que si esas patatitas, esas aceitunas, esos cacahuetes…

¿Qué fue lo que te llevó a este reto? ¿La marca?

No estoy adelgazando porque me paguen por hacerlo. Eso no lo haría nunca. “Tienes que adelgazar porque así te pagamos”. Me dicen eso y yo contesto: “Hasta luego, Lucas”. Nadie ha pronunciado la palabra “tienes que adelgazar” de las personas que me han contratado. Yo soy una persona que venía de una enfermedad que me había provocado ganar peso totalmente involuntario y ellos han intentado ayudarme sin exigirme qué es lo que tenía que hacer.

¿Qué ocurre en ‘Sálvame’ que os ponéis todos a régimen? Tu con Redupeso, Jorge con Weight Watchers, ahora Belén…

No sé. No estoy en el programa. No había ni pensado en eso.

Imagino que todos sois famosos a los que la gente le gustaría parecerse y buenos prescriptores…

Y que siempre ha habido estas iniciativas. Yo la dieta de Chabelita por ejemplo ha hice hace un siglo. En ‘Mira quién baila’. No es nuevo.

¿Y cuál es mejor dieta, la alcachofa o Redupeso?

(risas) Eso es muy feo. Es una putada de pregunta. En este momento, ésta.

Y luego está el deporte. Haces mucho deporte, 2 horas diarias.

Yo practiqué mucho deporte hace años. Cuando estaba en TVE, que era muy jovencita, iba todos los días al gimnasio. Me dio una tara terrible (risas). Pero luego, lo dejé y ya sabes cómo es el cuerpo, cuando haces deporte y lo dejas se revuelve. Después, tuve un entrenador personal con unas amigas y ahora ha sido cuando he vuelto a decidir que necesitaba a una persona que me diera la confianza para volver a hacerlo pero de manera más personalizada, más seria, de acuerdo con mi cuerpo, con mi pasado con mis problemas de salud…

Pero ¿boxeo?

También lo hice con mi anterior entrenador, que su padre era boxeador y un día en broma le di un cachete y me dijo, “ah ¿que te gusta pegar?” y me regaló unos guantes. El boxeo forma parte de mi vida porque a mi padre le gustaba mucho. Yo me he criado viendo a mi padre ver el boxeo que ponían en la tele. Me parece un ejercicio muy completo. Te obliga a estar sin parar de moverte. Las piernas, los brazos… Casi más cuestan las piernas…

¿Y en quién piensas cuando das un derechazo?

(risas) No. No soy una persona violenta. ¿Estás loco? Cuando estoy boxeando no pienso en que le dé a nadie. Eso sí, cuando veo papparazzi en la puerta del gimnasio, me entran ganas de…

Eso no lo llevas nada bien.

Es que es horrible. Me parece un poco demencial.

¿Te refieres a las fotos que se han publicado de tu entrenador y tuyas?

¿Me puedes decir qué tienen esas fotos? ¿Me puedes decir si en esas fotos hay algún gesto, alguna manita, alguna mirada?

Pero se ha dicho que tenéis en una relación

Yo hablé con Hola sobre eso. Dije: Me alucina que hayáis puesto ese titular. Y me han pedido disculpas.

¿No te llamaron para confirmarlo?

No me llamaron para preguntarme sobre el titular. Para decirme que tenían esa fotos, sí. Que estaban en todas las revistas. Por eso yo dije: “Me alucina que hayáis titulado así”. Ese titular es innecesario.

¿Desmientes entonces que haya una relación entre vosotros?

No desmiento nada. Digo lo que le he dicho a Hola. Que ese titular es innecesario.

¿Pero sí o no?

No desmiento, pero no confirmo nada.

Bueno… ¿Irá tu entrenador a la boda de tu hermana acompañándote?

Largo me lo fiais. Quedan dos meses. No hablo de lo que puede pasar mañana, voy a hablar de dos meses vista…

¿Pero estás bien?

Yo estoy muy contenta. Estoy muy feliz conmigo misma, porque lo estoy. Estoy tranquila. Muchas veces la tranquilidad te da la felicidad.

¿Tienes todo lo que quieres?

Eso no sería exactamente verdad. No tengo todo lo que quiero, pero no me puedo quejar.

¿Con ganas de enamorarte?

(risas) Eso me parece como antiguo. Esas cosas surgen o no en la vida. No es un “hoy tengo ganas de enamorarme”. Vives la vida y se te cruzan personas que te hacen que se te despierten unos sentimientos y no otros y eso es lo que te hace que tengas o no una pareja.

¿Cómo es José Valenciano, tu entrenador?

Es una persona con una trayectoria profesional y una reputación que lo avalan no sé cuántos años de profesión y que ha preparado a algunos de los mejores boxeadores de este país.

¿Dónde os conocisteis? ¿En el gimnasio?

Nos conocimos en un sitio.

¿Por la noche?

(risas) Sí, por la noche.

¿Hace mucho?

Hace unos meses. Era invierno. Noviembre, diciembre y hablando me dijo que tenía un gimnasio. “Pues yo necesitaría y tal” recuerdo que le dije y él me comentó que si confiaba en él, él estaría encantado. Y cómo no iba a confiar. Él ha entrenado a Javier Bardem, a Alex Gponzález, a Pilar López de Ayala, a Ariadna Gil… Por lo tanto, es un lujo. Me parece un lujazo que me dé parte del entrenamiento. Un lujazo que en otro sitio no tendría.

Y en lo personal, ¿cómo es?

Me parece una persona seria, tranquila, reservada. Y también es una persona compresiva. Que cuando estás machacándote porque el día anterior te has pasado con dos copas te dice: “hay que vivir”. Y jo, tiene razón. Después te haces una elíptica muriéndote por imbécil.

¿Tu hermana lo conoce?

Sí.

¿Y tú madre?

No, mi madre, no.

¿Y tu hija?

Esa es otra historia que querría aclarar. Mi hija sí. Pero es mentira que haya comido con mi hija. Estábamos de compras Alejandra y yo y a Alejandra le hace gracia que yo haga boxeo. Quiere ir. Le parece curioso. Pasamos cerca del gimnasio de camino a casa con el taxi y le dije: Alex, ¿quieres verlo? Paramos exactamente 5 minutos. Después nos volvimos a meter en el taxi y me fui a comer a mi casa con mi hija.

¿Qué te parece lo que se está diciendo sobre el pasado de tu entrenador?

De muy mal gusto. Que se digan esas cosas de una persona que no ha molestado a nadie, que en todo caso quien le ha podido molestar soy yo a él porque es una persona conocida y tengo una repercusión mediática, me parece asqueroso.

Porque no es cierto que tenga relación con las mafias búlgaras, claro.

¿Tú que opinas de eso? Yo es que me niego. Me niego a leer y a hablar de maldades gratuitas. Es ya por una cuestión de salud.

¿Has hablado con tu madre sobre tu vuelta a la tele y el famoso veto de Vasile?

Yo no tengo que aclarar nada de eso. Tendrá que hacerlo quién lo haya escrito.

¿Nada de veto entonces?

Mira, el tiempo es el mejor aliado para echar por tierra determinadas informaciones, lo que pasa es que cuando el tiempo pasa, nadie le dice a esa persona: Macho, te columpiaste.

No hubo nada que tu comentaras que se tergiversara…

No. Lo que yo hablo con el Consejero Delegado de la Cadena es una conversación privada. Es algo que no comparto con nadie. Sólo faltaría.

Entiendo que vuelves a la tele.

Volveré cuando sea conveniente volver.

¿Sabes cuándo?

No tengo fecha. Espero que sea en breve. En poco tiempo, pero aún no lo tengo claro.

¿Te apetece volver?

Llevo 5 meses fuera y yo pedí 4 semanas. Se ha alargado porque me he encontrado muy agustito metida en una rutina en la que me favorecía no estar trabajando.

¿Pero echas de menos la tele?

Empiezo a echar de menos trabajar.

¿Y volverás a ‘Sálvame diario’?

¡Claro! Ese es mi trabajo. Por supuesto que voy a volver a ‘Sálvame diario’. A mi me gusta ‘Sálvame diario’. Yo me siento bien, tengo días más incómodos, otros mejores, pero yo me siento querida, me siento respetada… Y sí, siempre hay un día con un encontronazo, pero eso es ‘Sálvame’. También tengo encontronazos con mis amigas pero no hay una cámara delante.

¿Confías en tus compañeros?

En unos más que en otros. O sea, a unos les contaría todo ciegamente, y a otros, ni muerta.

¿Has hablado con Rosa Benito y su paso por 'Supervivientes'?

Hablé con ella antes de ir y le dije que se preparara, que la vuelta iba a ser apoteósica. Pero cuando la vi allí, en ese momento, a mi modo de ver, entendí por qué había ido. A veces en la vida uno necesita saber si es capaz de superar determinadas situaciones. De boquilla todos somos muy valientes, pero cuando llega el momento de la verdad, cuando te encuentras con una persona con la que has estado casada más de treinta años, con la que tienes tus hijos, que has querido, con la que has sido feliz, el poder decirle “ya no” es muy importante. Interiormente es fundamental. Es cuando cierras de verdad un ciclo en tu vida. A mi me ha pasado. Y como a mi me ha pasado, entiendo que le pueda pasar a los demás. Con Carlos, por ejemplo. Ahora, ya, puedo comer perfectamente con Carlos, irme de copas con Carlos…

¿Con Carlos y su novia también?

No tiene novia. Eso no es verdad. Me lo ha contado él. El pobre lleva cuatro meses yéndose a casa andando para que no le saquen fotos. Yo ya le he dicho: “tú eres tonto, que te hagan 40 fotos con 40 tías”. “Pero es que a mí me estresa”, me dice el pobre.

¿Te molestaría que se enamorara antes que tú de otra mujer?

No. En absoluto. Ni que fuera esto una carrera.

Terelu, ¿cómo logras tener siempre buena relación con tus ex?

No me creerás, pero es que yo soy estupenda. Soy estupenda de verdad. Soy mejor de lo que debiera ser. Soy una persona que se entrega al 100%, soy una persona generosa, y no me han educado en el odio. No digo que en el desamor yo no sufra. Sufro como todo Dios. Pero también sé quedarme con la parte positiva, con lo bueno. Me parece hermoso tener una buena relación con quien he querido y compartido mi vida. Con Carlos es así.

¿No guardas rencor?

Me sale el dolor pero no el rencor. En cuestiones de pareja, uno tiene que aceptar en la vida que el otro quiera terminar una relación contigo. Porque a mi me ha pasado también. ¿Cómo no le voy a entender? Creo que uno tiene que saber lo que sabe hacer muy bien y lo que uno falla, y yo intento corregir aquello en lo que me equivoco, pero cambiar de forma de ser es muy difícil.

¿Buscarías una segunda oportunidad?

No creo en las segundas oportunidades. Nunca lo he hecho porque cuando acabo una relación lo hago habiéndolo intentado de todas las maneras posibles. Yo soy muy peleona y cuando no hay solución, es imposible plantearte que la tiene.

¿Y eso no te deja resentida con el amor?

¿Con 48 años? ¿Con 48 años voy a cerrar el chiringuito? ¿Para eso estoy yo machacándome en el gimnasio? Ya tendré yo tiempo para cerrar el chiringuito, o para que me lo cierren.

Después de tu retirada momentánea, ¿estás ya mejor?

Hubo un momento en mi vida en que no tenía la autoestima donde la debía tener. En estoy momento, estoy recuperándola. Todavía podría estar mejor. Me importa mucho como se está interiormente, más que el exterior, porque eso tiene un reflejo. En eso estoy, en lo que me hace sentir bien y no en lo que me putea. Hay momentos en la vida en que yo misma me he puteado mucho.

¿Y eso?

Porque me exijo mucho.

Necesitabas descansar entonces

Es que son treinta años trabajando. Y en los últimos 4, he tenido libres y juntos, 7 o 8 días. Cogerme este tiempo me ha obligado también a ajustarme, porque no es lo mismo ingresar que no ingresar.

Aún así menudo “casoplón” te has comprado.

Me la había comprado antes y no es un “casoplón”. Tuve la oportunidad de comprarme una cosa a un precio razonable y no a la locura a la que se habían disparado.

¿En subasta?

No fue subasta. Yo no he ido a subasta.

Y ahora, en obras.

Vamos lentamente más de lo que yo quisiera. A veces pienso, “va a pasar el verano y no la voy a poder disfrutar”. Espero que durante el verano…

¿Tienes piscina en el ático?.

Todavía no está puesta. Así que, como no me bañe

Más Sobre...
Temas Relacionados