Sara Carbonero ejerció como embajadora de una firma de lencería

"Teníamos muchas ganas de ser papás"

¿Y tú qué opinas?

Sara Carbonero

11 de septiembre de 2013, 20:45

La vida privada de Sara Carbonero es como la ropa interior: íntima y personal. “Todos tenemos derecho a guardar esa parcela que es solo nuestra, esos secretos que nos gusta conservar así, secretos”, se disculpa la periodista.

De ahí que sus concesiones sean mínimas, casi inexistentes, aún cuando las razones que explican el porqué de su fama y sus contratos publicitarios respondan más a causas personales que a logros profesionales.

La periodista se mostraba ayer por primera vez en una multitudinaria rueda de prensa tras conocerse la noticia de su embarazo el pasado mes de julio. Con chaqueta gris topo, camisola negra de generoso escote de encaje, leggins y tacón alto Louboutin, Carbonero se enfrentaba a las preguntas sobre su futura maternidad, sobre una posible boda con Iker Casillas o incluso sobre los nombres que barajan para su bebé con recelo y sin casi esbozar una sonrisa. “No creo que sea el momento de hablar de eso. No toca”, contestó en más de una ocasión. Siguiendo con el símil lencero para hablar de su derecho a la intimidad, nadie le pedía que hiciera un 'top less', pero sí que, al menos, mostrara un tirante. Y ese desliz lo tuvo con esta única frase: “Teníamos muchas ganas de ser papás”.

¿Sabes al menos si darás a luz en Madrid o será fuera de España?

- "Lo importante es que estamos hoy aquí, en Madrid. De lo otro, no es el día ni el momento”, volvía a escaparse esta mujer de profundos ojos verdes cuya imagen besando al portero de la Selección cuando ésta se proclamó Campeona del Mundo dio la vuelta al planeta.

Sara, ¿cómo es posible que aceptes este tipo de iniciativas a sabiendas de que te vamos a preguntar sobre ti e Iker cuando ambos lo lleváis tan mal?

- La clave de esta colaboración es que con ella estoy cómoda y mi implicación con la marca tiene sentido. Mi vida es el periodismo deportivo, sí, pero no es incompatible con que me guste la moda y con que quiera apoyar a una firma a que crezca y vaya para arriba y si, además, hay una causa solidaria detrás, yo no tengo ningún problema con estar aquí. Al contrario, porque soy compañera. Yo creo que lo hay que hacer es separar y diferenciar. Si lo hacemos, yo me siento, y hablamos si la situación lo merece. No pasa nada. No tengo ningún problema.

¿Y habéis pensado en boda Iker y tú?

- “¿Veis?, ahí si tengo problema. Tampoco voy a hablar de eso”, sentenció la periodista ante las risas y el estupor general para luego asumir una batería de preguntas que contestó con monosílabos.

¿De cuántos meses estás?

- De 24.

¿Será niño?

- Sí.

¿Tenéis nombre para él?

- No.

Hubo que relajarla con menciones a su estilo, “natural, moderno, cómodo, chic…” y a su colaboración con la firma que sustenta una loable causa como la lucha contra el cáncer de mama para que Sara se soltara al menos con sus sensaciones como futura mamá. “A mí también me gustaría saber cómo será mi vida como madre. Pero de momento, vivo el día a día, que es nuevo para mí. Espero seguir trabajando hasta que pueda, hasta que el que cuerpo me lo permita, y estar en la tele, y cuando llegue el día, me adaptaré como todas las mujeres que trabajan, que concilian su vida personal y familiar;  todas son sobradamente capaces de hacerlo”.

¿Antojos?

- No ninguno. Ahora es buen momento para darme esos caprichos, pero no quiero engordar mucho. Intento controlar un poco lo que como. De momento, nada especial. En los últimos meses quizás es cuando tenga que tener más precauciones.

¿Y te gusta la ropa premamá?

- Dio la casualidad de que Women Secret se puso en contacto conmigo antes que supiera que estaba embarazada y he descubierto su línea 'maternity' y es muy cómoda, muy suave. Si te gusta la ropa, durante estos meses se puede vestir bien, y seguir las tendencias. No es razón para descuidar el look. Se puede ir bien vestida aún con esta tripa (risas).

Esta fue la única concesión al humor que hizo el rostro de Telecinco, pero también el último porque cuando se le preguntó por el padre de la criatura, Iker, ante la feliz noticia, todo se truncó.

“Acogimos la noticia muy bien porque me hizo muy feliz. Estamos muy contentos. Teníamos muchas ganas de ser papás”.

Sara se convirtió entonces en una pared de frontón que se resquebrajó con la última pregunta.

Como periodista deportiva entonces, ¿qué opinas del portero del Real Madrid?

Y tal como entró, entre flashes fotográficos, Sara Carbonero desapareció del estrado del hotel.

 

Más Sobre...
Temas Relacionados

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia
  5. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?