"Parece que estoy de cinco meses"

La sorpresa de Tamara Gorro con su tripa postparto

La 'yotuber', que acaba de dar a luz a su hijo Antonio, comparte una de las preocupaciones de mamá recién 'parida' y "novata"

1 / 13

1 / 13

DL u391010 012. Una experiencia intensa

2 / 13

Bienvenido, Antonio

3 / 13

DL u391010 004. Regreso a casa

4 / 13

Tamara Gorro. En encuentro más esperado

5 / 13

Tamara Gorro y Ezequiel Garay. Cogiendo perspectiva

6 / 13

Tamara Gorro. "Novata" recién parida

7 / 13

Tamara Gorro y Ezequiel Garay. "No me mientas"

8 / 13

Tamara gorro 1. ¿Por qué se 'maquilla' la realidad?

9 / 13

"Esta es mi tripa"

10 / 13

Tamara Gorro se pone de parto y las redes se vuelcan con ella. Cada cuerpo reacciona de forma distinta

11 / 13

Tamara gorro. Aceptar la realidad

12 / 13

Tamara Gorro. Normalizando la situación

21 de diciembre de 2017, 20:05

Tamara Gorro se encuentra recuperándose de una de las experiencias más intensas y felices de su vida. Se ponía de parto el viernes 15 de diciembre y, tras compartir la gran noticia a través de sus redes sociales y de interminables y largas horas de esfuerzo, daba la bienvenida a Antonio, su primer hijo gestado por ella misma. Hemos visto crecer una auténtica galaxia en su vientre y, finalmente, su familia virtual ha asistido también a su nacimiento. 'Antoñito' llegaba al mundo sano y en perfecto estado, aunque Tamara sufría un contratiempo común en partos tan largos: desarrollaba anemia. A pesar de todo, este lunes hacía realidad su sueño de volver a casa con su bebé. La mirada a amorosa de Tamara y de su marido, Ezequiel Garay, que lo llevaba en brazos, a la salida del hospital eran la viva estampa de la felicidad.

La colaboradora de televisión, aún débil por la anemia, tenía la cara iluminada pensando en que en poquísimos minutos, la familia iba a estar completo. La pequeña Shaila, pero ya orgullosa hermana mayor, les esperaba en casa y Gorro compartía el esperadísimo encuentro entre la reina y el rey de la casa. La intensidad de las emociones no podían ser fáciles de expresar para Tamara y Ezequiel pero, en este caso, una imagen vale más que mil palabras.

Después de seis días con Antoñito en el mundo y ya con el tiempo necesario para digerir y ver todo lo vivido con mayor perspectiva, Tamara ha querido compartir el aspecto que más perpleja la ha dejado. Y lo hace desde una postura de recién parida "novata". "Quizás es algo normal pero yo personalmente no lo entendí. A lo mejor alguno de vosotros me podéis ayudar a encontrar una respuesta", interpela a los miembros de su "familia virtual".

Relacionado con esta noticia

"Cuando salí del hospital, varias personas me dijeron exactamente lo mismo: "Qué estupenda te has quedado, no tienes nada de tripa…", ha comenzado a narrar en la última entrada de su blog. Luminosa y "estupenda" estaba, evidentemente, pues había llegado a su vida su segundo hijo, un auténtico subidón. A su salida del hospital, Tamara elegía un precioso vestido marrón con detalles florales y holgado pero, como es normal, el abdomen lo tenía aún abultado. Y ella era consciente de ello, por eso, no pudo evitar responder a una de esas personas de la siguiente manera: "¡No mientas, mira qué tripa tengo, ahora en vez de ocho meses, estoy de cinco!".

Gorro no acaba de entender esa tendencia de algunas personas a 'maquillar' la realidad, como si tuvieran temor a 'ofender' a una mujer que acaba de dar a luz, y más teniendo en cuenta que, en una situación como ésta y como ella cree: "Prevalecen mucho más otras cosas antes que el físico de un postparto". La sensación que le dio en ese momento es que "si sales con tripa, ya no estás bien…".

Efectivamente, Tamara, tu reflexión es acertadísima y no lo has podido expresar mejor en una sola frase: "Esta es la tripa con la que ingresé para dar a luz a mi rey. Y esta es la tripa que tengo pasados seis días". Cristalino, conciso y real. Cada cuerpo es distinto y estupendo por cada cambio que experimenta. Unas mujeres se recuperan en menos tiempo, otras tardan más y como la 'youtuber' afirma: "Nada vuelve y si lo hace, será de distinta manera".

Tamara ha reconocido que no estuvo obsesionada con "el peso" que ha cogido durante estos meses, porque "amo comer bien", pero también "hacer deporte", aunque su auténtica preocupación ha sido en todo momento que el "bebé estuviera sano". Por eso, ha llegado a la conclusión que se debe afrontar "la realidad de cada situación", aceptarla y, sobre todo, "disfrutarla", sin avergonzarse. Por eso mismo, ha querido mostrar la tripa postparto que se le ha quedado. Quizás no esté "maravillosa" dentro de lo establecido, pero Tamara Gorro SÍ que está maravillosa por abrazar de forma tan natural los cambios de su cuerpo y ayudar a normalizar lo que ocurre de verdad después de nueve meses de parto y de dar a luz.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...