Respaldada por su familia

Patricia Llosa se olvidó de su separación en el Orgullo

Acudió junto a sus hijos a la manifestación el pasado sábado

patricia llosa en el orgullo
instagram

Conchi Álvarez de Cienfuegos

@conchiacl

Más Sobre...

Separaciones

7 de julio de 2015, 09:05

Una de las mujeres más buscadas de este momento, Patricia Llosa, lejos de recluirse en su casa para evitar el acoso mediático, prefirió tirarse a la calle y reivindicar de la manera más festiva posible los derechos del colectivo LGTB. La exmujer del Premio Nobel asistió junto a sus hijos Gonzalo y Morgana a la manifestación organizada en Madrid con motivo del Orgullo Gay.

Los Llosa han cerrado filas en torno a su madre. Los tres hijos y los nietos están volcados con ella y piensan apoyarla en todo lo necesario. Su padre saben que ahora está ilusionado con su nuevo amor, Isabel Preysler, y es su madre la que, tras 50 años de matrimonio, más los necesita a su lado. Y no la están defraudando.

Gonzalo, uno de los hijos menores, rompió su silencio ofreciendo una entrevista al periódico ABC. El hijo de Vargas Llosa y Patricia recalcaba el carácter fuerte y la entereza de su madre. “Ha sabido enfrentar con mucha valentía retos muy duros que la vida le ha puesto en su camino. Así que no dudo que superará también esta nueva situación, con la entereza y dignidad que siempre la ha caracterizado”. Fue todo un palo para la familia, especialmente para la matriarca. Enamorada desde niña de su primo, la pareja se casó hace 50 años, tras el primer divorcio del escritor. A finales de mayo celebraron sus bodas de oro en la casa familiar de Nueva York, pero todos esos brindis y festejos parecen ya muy lejanos. Escasos días más tarde, la noticia del romance entre Isabel Preysler y Mario copaba líneas y líneas en la prensa.

En la misma entrevista, Gonzalo dejaba claro que la relación que ahora tanto disfruta su padre, nació de una infidelidad a su madre. Este romance, según apunta su propio hijo, estaría causando un profundo daño a toda la familia, especialmente a la que fuera su mujer por 5 décadas. Además, critica la manera en la que Mario ha gestionado todo el asunto y considera que sus maneras han carecido de “tacto y sensibilidad humana”.

Mientras, Patricia sigue con su vida, querida por los suyos, sacando fuerzas de flaqueza y sin que nada ni nadie le borre la sonrisa.

Noticias relacionadas

Loading...