rompe a llorar en directo

Kiko Matamoros: "Tengo un nudo en la garganta y un puñal dentro"

El colaborador no ha podido reprimir las lágrimas al hablar de sus hijos y ha tenido que abandonar el plató

Kiko Matamoros

6 de octubre de 2016, 18:03

El culebrón de Kiko Matamoros y sus hijos parece no tener fin. La tensión parece haber crecido todavía más desde su boda con Makoke, y Kiko ya ha declarado en más de una ocasión que la situación que tiene con sus hijos es realmente dolorosa para él. La carga emocional ha seguido in crescendo cada vez que volvía a salir el tema, y aunque la expresión y la mirada de Kiko cambiaban cada vez que se hablaba de sus hijos, aguantaba el momento con entereza.

Pero hoy no ha podido más. Su semblante ha ido cambiando a medida que se hablaba de los últimos capítulos protagonizados por sus hijos, hasta que finalmente se ha quebrado delante de la cámara: "Cada vez que doy un paso, voy a tener a mi hijo en contra. Asumo el precio, pero no me parece justo ni me parece lógico, y es absolutamente contradictorio con lo que luego dice. Si quieres algo a alguien... yo a las parejas de mis hijos ni los he nombrado, respeto su vida, su entorno, sus relaciones. ¿Qué necesidad hay? Así sólo consigues hacerlo todo más difícil. ¿Quién utiliza a quién? ¿Quién es el que vende qué?"

Relacionado con esta noticia

Tras el aplauso del público que ha llenado el momento en el que la emoción le ha dejado sin habla, ha seguido abriendo su corazón: "Es que llevo un año escuchando barbaridades, cosas que pueden tener una base pero luego se desarrollan y no tienen nada que ver con la realidad, historias que se han contado que son absolutamente faltas. Me ha llamado sinvergüenza públicamente, me ha llamado de todo. ¿Qué hago?", se preguntaba el colaborador.

Diego y Laura Matamoros

Tras este momento de desahogo, Paz Padilla le ha preguntado si no cree que podría solucionar la situación afrontándola directamente con sus hijos, a lo que él ha respondido: "Hay cosas que creo que no debo afrontar porque me harán más daño todavía.Yo con mi hijo he vivido 20 años y yo creía que con una relación estupenda, y de repente te encuentras con esto, de golpe y porrazo. No es fácilmente digerible, ni asumible, ni justificable. Y encima es una historia pública, que es infinitamente más desagradable, más dañino e infinitamente más difícil de reconducir. Tengo un nudo en la garganta y un puñal dentro", aseguraba.

Sin embargo, durante su intervención también ha reconocido haber hecho cosas mal: "Creo que ya son todos suficientemente mayorcitos para saber lo que hay. Yo me he equivocado como padre y he hecho cosas mal, pero parece que el único diálogo que alguno quiere es aquí, en público. Yo sólo pido una cosa, que es respeto", ha concluido Kiko en su último intento por controlar las lágrimas. Tras decir esto, ha tenido que abandonar temporalmente el plató para recomponerse mientras los colaboradores comentaban la delicada situación que acababan de presenciar.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...