En su paraiso preferido...

Así está siendo la romántica luna de miel de Dulceida y Alba

Las dos jóvenes se casaron el sábado pasado en una ceremonia en la playa

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 8

1 / 8

Captura de pantalla 2016-09-15 a la(s) 09.53.04. A punto de marcharse del hotel

2 / 8

Captura de pantalla 2016-09-15 a la(s) 09.53.18. Vuelta a su paraiso

3 / 8

Captura de pantalla 2016-09-15 a la(s) 09.54.29. Alba contempla la puesta de sol

4 / 8

Captura de pantalla 2016-09-15 a la(s) 09.54.19. En las profundidades

5 / 8

Captura de pantalla 2016-09-15 a la(s) 09.54.40. A remojo

6 / 8

Captura de pantalla 2016-09-15 a la(s) 09.53.27. Fotos sin parar

7 / 8

Captura de pantalla 2016-09-15 a la(s) 09.53.39. Un momento... ¿no estaban solas?

Más Sobre...

Bodas famosos Viajes de los famosos

15 de septiembre de 2016, 10:43

Dulceida, Aida Domenech, tenía claro que quería casarse en la playa, en una de sus calas preferidas. Así que lo organizó todo para que su boda al lado de la mujer de su vida, Alba Paul, fuera, además de sencillamente perfecta, secreta a más no poder. Por eso su enlace cogió a todos por sorpresa, pues la pareja se había prometido hacía solo dos meses.

Relacionado con esta noticia

Ahora Alba y Aida se encuentran descansado en su isla fetiche: Menorca. Después de pasar un mes en Hawái, a las novias les apetecía quedarse algo más cerca de casa, así que han optado por escaparse a lo que ellas llaman “su paraíso”. Cuando eres una de las mayores influencers y has recorrido el mundo entero, a veces solo te apetece coger un avión y plantarte en un destino cercano.

En Menorca están nadando entre arrecifes, han buceado, tomado el sol y disfrutado del paisaje, uno de los que más disfrutan. Este verano, en julio, también pasaron algunos días en la isla, pero estuvieron rodeadas de amigos, el ‘Dulcesquad’, como se autodenominan. Un grupo en el que no falta el hermano y la madre de Aida, Lucas Loren, la persona que edita los vídeos de la bloguera, su mánager, su fotógrafo, Gigi Vives… y, claro, Alba. Entonces el viaje resultó algo accidentado pues la pareja de Dulceida recibió un tremendo picotazo de una medusa, lo que hizo que tuviera que estar con un apósito protegiendo la herida y aplicándose cremas.

En septiembre, una vez que ya ha pasado el furor de los veraneantes y los meses de calor más sofocante, Menorca se vuelve más tranquila y acogedora. Precisamente de esa versión de la isla es de la que están disfrutando las recién casadas, que solo piensan en pasar tiempo en sus playas y en darse mucho, mucho, mucho aaaaamor, como siempre se despide Aida.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...