Por EL HOMBRE CONFUSO

Apueste por una: Gwyneth Paltrow o a Jennifer Lawrence

¿Y tú qué opinas?

Chris Martin
Gtres

8 de septiembre de 2014, 17:58

El verano no está siendo una época sencilla para Chris Martin. El cantante de Coldplay no sólo ha tenido que acostumbrarse a su nuevo status de 'soltero de oro', sino que además ha tenido que aprender a combinar su vida personal con la familiar y no siempre le ha salido bien.

El bueno de Chris ha tratado de refugiarse en los brazos de la ‘it girl’ Alexa Chung y de la cantante Rihanna, pero la que al final se ha llevado el gato al agua ha sido la estrella del momento, Jennifer Lawrence. Aun así, el cantante no ha perdido el tiempo y también se le ha visto acompañado de su ex mujer, la actriz Gwyneth Paltrow.

A ver, Chris, ¿a qué estamos jugando? O blanco, o negro, pero medias tintas no. ¿Gwyneth o Jennifer? No te preocupes, te echamos una mano en esta complicada decisión.

A favor de Jennifer Lawrence:

Jennifer Lawrence

1. Es la nueva promesa de Hollywood. Ahora mismo no hay una estrella del cine que brille más que Jennifer Lawrence. A la actriz le llueven las ofertas, ha ganado un Oscar y ha estado nominada en otras dos ocasiones y acumula proyectos sin parar. Sin duda, es un gran partido.

2. No hay nadie más divertido. Jennifer Lawrence es la combinación perfecta entre chica sexy y payasa divertida. Le encanta reírse de sí misma, mostrar al público su faceta más desenfadada y colarse en las fotos de sus compañeros de profesión. Nunca te aburres con ella.

3. Tiene una figura de escándalo. Con 24 años parece fácil tener un cuerpo perfecto, ¿pero cuántas actrices hay que necesitan sus buenas dosis de Photoshop para aparecer en las revistas? Jennifer ha mejorado mucho en los últimos meses y esto parece que no ha hecho más que empezar.

En contra de Jennifer Lawrence:

1. Se le va la mano con las bromas. Entre la broma simpática y la broma pesada hay una fina línea que Jennifer no parece acabar de comprender. ¿Cuántas veces la hemos visto cayéndose en las entregas de premios? ¿Y poniendo caras en las entrevistas de los otros actores? Seguro que a más de uno no le ha hecho ninguna gracia.

2. No acaba de encontrar su estilo. Puede que sea la inexperiencia o la mala elección en los estilistas, pero la actriz no sabe si decantarse por un estilo más sofisticado o por potenciar sus raíces americanas, y al final, ni uno, ni lo otro. Y con el peinado le pasa un poco lo mismo.

3. Demasiado aficionada a los selfies. Como no podía ser de otra forma, Jennifer Lawrence fue una de las protagonistas del selfie más retwitteado de la historia (en la pasada edición de los Oscars), pero estos días hemos visto que también le gusta hacerse otro tipo de fotografías… Mucho riesgo para una estrella de ámbito internacional.

A favor de Gwyneth Paltrow:

gwyneth paltrow
Gtres

1. Es todo elegancia. Gwyneth Paltrow es la heredera natural de Grace Kelly. Ambas actrices comparten un físico similar, una elegancia innata y una clase que ha hecho las delicias de los directores de Hollywood. Seguro que incluso recién levantada está igual de perfecta.

2. Vive muy preocupada por el medio ambiente. La actriz mantiene una lucha encarnizada contra el daño al medio ambiente y a la salud de las personas, por eso ha decidido vivir de la forma más ecológica posible. No hay en Hollywood nadie que piense más en verde, y eso la honra.

3. Se mantiene eternamente joven. Posiblemente sea gracias a sus saludables hábitos alimenticios y al ejercicio diario, pero Gwyneth Paltrow parece que nunca envejece. La actriz está casi tan joven como cuando ganó el Oscar por 'Shakespeare in love', ¡y ya hace 15 años!

En contra de Gwyneth Paltrow:

1. Es demasiado perfecta. Uno de los grandes problemas de Gwyneth Paltrow es que es tan perfecta que cualquiera a su lado parece un desecho humano. Su ropa es perfecta, su pelo es perfecto, su alimentación es perfecta, su forma física es perfecta y así podríamos seguir hasta el final de los tiempos.

2. No parece la alegría de la huerta. Seguramente tan solo se trate de una percepción externa, pero la actriz no parece nada divertida. Nos la imaginamos en casa, demasiado preocupada por las toxinas y las bacterias como para permitirse un momento de descanso y locura. Así no se puede vivir.

3. Los negocios no son su fuerte. Gwyneth fundó Goop, su empresa de estilo de vida, confiando en que todos sus fans seguirían sus consejos, pero no ha sido así. Ahora trata de revitalizarla lanzando una línea de ropa, pero viendo su poco olfato para los negocios, no confiamos en su éxito.