María Lo ya ha ganado el título a "super 'MasterChef'". Es la ganadora de la décima edición del concurso culinario, una promoción que ha sufrido la ambición del jurado y del formato. Era, como muchas veces ha repetido Patricia, el caballito ganador de Jordi Cruz. Eso se debe a que, programa tras programa, la gaditana mejoraba, aprendía y deleitaba al jurado con platos que podrían ser servidos en cualquier restaurante. Solo una vez se situó entre los peores cocinados de la prueba individual, y otra se le atragantó un soufflé de queso que terminó sacando. Tiene 32 años, pasión por la cocina y mano izquierda para trabajar en equipo y también para liderarlo. Esta gaditana con sangre hongkonesa tiene talento y eso lo han sabido ver varios de los chefs que han pasado por el concurso, los mismos que le han ofrecido trabajo incluso antes de ganar el talent.

Artículo recomendado

María Lo., flamante ganadora de 'MasterChef 10', levanta el premio orgullosa de sus raíces

María Lo., flamante ganadora de 'MasterChef 10', levanta el premio orgullosa de sus raíces

El aspirante que resulte ganador de 'MasterChef España', en este caso María Lo, recibirá el trofeo y un premio en metálico de 100.000 euros, publicará su propio libro de recetas y asistirá el próximo curso al Máster en Cocina, Técnica y Producto impartido por Basque Culinary Center. Es decir, la gaditana no va aburrirse en los próximos meses. Pero, por si esto fuese poco y las promociones típicas de los concursantes de 'MasterChef' (como ir a su restaurante o a sus eventos) fueran poca cosa, María tiene otras dos ofertas de trabajo en firme.

En la semifinal de MasterChef 10, María Lo ganó un contrato de un año en las cocinas del Resort Catalonia Gran Costa Mujeres en Cancún. Lo consiguió tras replicar casi a la perfección el plato del chef Pedro Subijana en apenas 90 minutos, en la prueba individual; también se llevó algún que otro halago. “Hay un muy buen trabajo”, comentó Pepe tras catar el plato. Le cuesta recibir piropos, aunque poco a poco los ha ido gestionando mejor.

María Lo

María Lo recibió dos ofertas de trabajo en la semifinal

RTVE

Lo cierto es que esa noche ya había recibido otra oferta laboral. Los jueces de 'MasterChef' son conscientes del talento que tiene María Lo, y Jordi Cruz no dejó pasar su oportunidad. Al inicio de la semifinal, los jueces dedicaron palabras emotivas a cada uno de los semifinalistas. Fue entonces cuando el catalán le hizo una oferta muy tentadora. "Tengo claro que cuando termine esto te van a llover las propuestas, pero yo te voy a hacer la primera. Para mí será un orgullo si alguna vez vienes a trabajar conmigo", le dijo el chef en un mensaje de vídeo. "Creo que vales, ya eres una profesional y encima eres buena persona. Ser buena persona y ser profesional te abrirá las puertas de mi casa y de cualquier casa", concluyó Jordi ante una María Lo que alucinaba con el planteamiento. La gaditana no dudó y respondió: "Hombre, de cabeza".

La victoria de María Lo fue vista por 1.769.000 espectadores y un share del 17,8%, siendo líder de emisión y logrando el minuto más visto de La 1 a las 23:54 horas, con 2.068.000 espectadores y un 20,7% de cuota. Es decir, tuvo pendiente a buena parte de los televidentes. Su actuación y la de Verónica dejaron sin palabras al público, aunque no a los usuarios de Twitter. El concurso fue lo más comentado desde el inicio de la emisión hasta bien entrada la mañana del martes. "Ha sido una de las finales más reñidas y emocionantes de nuestra historia. Dos mujeres fuertes luchando por su pasión, por demostrar que no hay más camino hacia el éxito que el trabajo y el esfuerzo. Las dos habéis trabajado muy concentradas y organizadas, con una pulcritud y una limpieza increíbles, habéis elaborado dos menús valientes y ambiciosos", reconocieron los jueces.

María Lo y Vero

María Lo y Vero disputaron la final de 'MasterChef 10'

RTVE

Verónica, una digna rival

Hace apenas un año, Verónica recibía el 'no' de los jueces en la fase final del casting de 'MasterChef'. Se quedó a un paso del talent, pero no se rindió. "Vine a ‘MasterChef’ para demostrarme que podía dedicarme a esto y ahora tengo todos los ingredientes para salir de aquí, ponerlo en práctica y hacerlo real", afirmó tras el gran duelo. Su entrante, ‘Primavera’, estaba compuesto por un licuado de guisantes, angulas salteadas, colmenillas confitadas, espuma de ajo y aire de espárrago blanco. Con su principal, ‘Verano’, rendía un homenaje a Ribadesella, “su tierra de verano”, elaborado con bogavante, sopa de algas y marisco, gelée de crustáceos, bizcocho de coral, gel de sidra y salsa de yema de huevo. Y para cerrar, sirvió un bizcocho de chocolate con crema de calabaza especiada, helado de apionabo y lima, crumble de castaña, y toffee salado de haba tonka bautizado ‘Otoño e invierno’.