María Lo. y Verónica han disputado el duelo más interesante y complicado de la historia de MasterChef. Este año, y en su décima edición, el nivel de los concursantes ha sido bastante elevado y eso se ha visto reflejado en una final con sabor femenino dado que tras la eliminación de Adrián y David, que se quedaban a las puertas del duelo. María Lo., quien durante todo el concurso ha hecho muy hincapié en sus orígenes asiáticos, debido a que su padre es chino, se ha hecho finalmente con el ansiado premio.

Artículo recomendado

Patricia, última expulsada de 'MasterChef 10', se queda a las puertas de la final muy decepcionada

Patricia, última expulsada de 'MasterChef 10', se queda a las puertas de la final muy decepcionada

Ambas cocinaban bajo la atenta mirada de sus familiares y sus parejas. Y aunque María Lo. se llevaba la victoria es cierto que las valoraciones a ambas han sido muy positivas valorando el riesgo asumido y la ejecución. "Yo no sé por qué pero sabía que al final se lo iba a llevar ella. Tenía ese 'feeling'", decía su madre, presente en plató junto a la pareja de María Lo. Su padre, quien tiene una avanzada edad, prefería no acudir al plató. "Pero está bien y muy orgulloso", le decía Pepe Rodríguez para tranquilizarla.

Un duelo en que María Lo. y Verónica realizaban un menú cinco estrellas que degustaban los tres miembros del jurado más el chef de éxito internacional, Ferrán Adriá. Ambas han explicado sus platos y el nivel de la final ha sido muy alabado por el chef invitado. Otra de las sorpresas que ha dejado esta final ha sido la aparición en plató del creador del formato de Masterchef, Franc Roddam. El británico es guionista de televisión y de cine, y confesaba que la idea del programa le vino cuando estaba trabajando en Hollywood y no paraban de decirle que la comida inglesa era muy mala. "Entonces pensé que quizá era mala en los restaurantes, pero que no era así en los hogares. Y de ahí surgió la idea de este formato que al final ha resultado ser todo un éxito", ha asegurado muy emocionado.