Semana de descanso en casa recuperándome de una laringitis tras la covid. La presencia de mi madre me remite a esa maravillosa época de la niñez en la que estando enfermo vives con tus padres y ellos te miman. La Mari no es besucona, pero le gusta el beso de las buenas noches. A mí me encanta tenerla y que cada uno haga su vida: cuando bajo a desayunar, ella ya se ha tomado su café perfectamente maquillada, por supuesto. Charlamos, nos quejamos del calor, almorzamos juntos. Luego nos echamos cada uno en su cuarto para hacer la siesta, nos entretenemos con ‘Sálvame’ –no hay cosa mejor en la tele– y por la noche no nos perdemos jamás de los jamases ‘First Dates’. Este programa es una mina que no debería desaparecer nunca de la televisión, aunque a veces me ponga de los nervios la manera en la que algunos desprecian a sus citas. Tengo comprobado que el desprecio nace porque el hombre o la mujer se piensan que están buenos.

Artículo recomendado

Jorge Javier hace una contundente petición de cara a la final de 'Supervivientes 2022'

Jorge Javier hace una contundente petición de cara a la final de 'Supervivientes 2022'

Durante estos días me he enganchado a la música de Celia Cruz y al ‘Así bailaba’ de Rigoberta Bandini y Amaia, que son dos artistas que me encantan. Ambas demuestran una inteligencia fortísima a la hora de enfrentarse al mundo artístico. Es muy difícil decidir parar cuando llueven los contratos y llenas conciertos porque todo el mundo te dice que no se debe dejar un éxito. Pero tener la suficiente madurez siendo tan jóvenes las dos para intentar llevar unas carreras pausadas hace que las admire todavía más. Por lo demás, poco más que añadir. Que se está muy bien en casa, pero que lo de la voz es muy puñetero. Si puedo volver a la tele antes de las vacaciones, encantado. No quiero perderme el final de temporada. Y si no, pues tendremos que aceptarlo y seguir confiando en la recuperación. De todas maneras, gracias, gracias, gracias a todas aquellas personas que os ponéis en contacto conmigo para interesaros por mi estado. De corazón.