Laura Madrueño es uno de los rostros más populares y queridos de Mediaset desde que hace años se pusiera al frente de la sección de 'El Tiempo' dentro de Informativos Telecinco. Su sonrisa y carisma son clave pero la tendencia actual por el método curly nos ha llevado a descubrir su secreto para lucir esa melena rizada en tres pasos clave.

Artículo recomendado

¿Qué es el método Curly? Estos son los productos y pasos que tienes que seguir para recuperar tus rizos

¿Qué es el método Curly? Estos son los productos y pasos que tienes que seguir para recuperar tus rizos

Rara vez hemos visto a Laura con el pelo liso y es que ella siempre ha abogado por la naturalidad y la frescura de su melena rizada. En el caso de la presentadora, el resultado tiene mucho que ver con la genética pero ella sabe como sacarle el máximo partido a los tirabuzones.

El objetivo principal del método curly es decir adiós a esa 'odiosa' melena de león y poder lucir a todas horas unos rizos flexibles, naturales y sin encrespamiento. Para ello, es imprescindible eliminar de tu rutina los productos que contengan sulfatos y siliconas, que acentúan aún más la sequedad de este tipo de cabello. Después del lavado, incluye un acondicionador para pelos ondulados o rizados y se cepilla con un peine con púas abiertas o los propios dedos que te ayudarán a desenredar la melena pero no a romper el rizo.

Laura Madrueño

Laura Madrueño en una imagen de su perfil de Instagram

Instagram @laura_madrueno

El proceso del secado es el más importante para lograr un resultado óptimo. Todavía con el cabello húmedo aplica productos en crema, gel o espuma para ayudar a definir el rizo gracias al movimiento scrunch (encogiendo cada mechón). Después, es recomendable colocar una toalla de microfibra para terminar con el exceso de agua y calor con difusor a temperatura baja. ¡Ahora sí! Podrás presumir de una melena rizada espectacular.

Toma nota: Si con el paso de los días el rizo va perdiendo definición o se encrespa es muy sencillo recuperarlo de nuevo gracias a un acondicionador sin aclarado y un poco de agua. Dibuja cada rizo y rápidamente volverá a su estado inicial. Lo más recomendable es lavar y repetir el procedimiento cada tres días.