Carlota Casiraghi ha asistido junto a su madre, Carolina de Mónaco, y el resto de su familia a una boda en Roma y para la ocasión no ha podido elegir un mejor look de invitada. La princesa ha apostado por un colorido vestido de Chanel con 'truco' ya que parece un dos piezas pero no lo es. Un precioso (y caro) diseño que combina todos los colores tendencia de la temporada: rosa, naranja, verde, azul... ¡Ideal! No obstante, no solo ha arrasado con su vestido de invitada también con su look de belleza, por ejemplo su manicura turquesa perfecta.

Artículo recomendado

Red shiny, la manicura roja de Virginia Troconis más bonita y versátil para el verano

Red shiny, la manicura roja de Virginia Troconis más bonita y versátil para el verano

Carlota Casiraghi ha demostrado que en un look de boda también funcionan todos los colorines posibles y no solo el nude, el rojo o la manicura francesa. Los colores tendencia de la temporada también pueden ser muy elegantes, entre ellos toda la gama cromática de los colores sorbete que tanto apetecen cuando llega la primavera. La princesa podía haber apostado por el esmalte que quisiera que fuera a juego con su vestido pero se ha decantado finalmente por esta manicura turquesa tan refrescante y que grita buen tiempo.

Carlota Casiraghi
Gtres

El azul turquesa es relajante y un color que aporta bienestar ya que recuerda al mar y al verano. Su mezcla de azul y verde es tendencia con mayor o menor intensidad, además la hija de Carolina de Mónaco apostó por unas uñas cortas muy bonitas, cómodas y coquetas. El esmalte turquesa funciona a cualquier edad y además rejuvenece las manos, por eso es una de las opciones básicas de las famosas cuando van a hacerse las manos no este verano sino siempre. Y, salta a la vista, también en el universo royal.

Carlota Casiraghi
Gtres

No hace falta llevar diseños de uñas muy arriesgados ni tampoco unas uñas muy largas para conseguir que nuestra manicura tenga fuerza y consiga redondear cualquier look, incluso para los más especiales. Una inyección de energía, frescura y buen rollo a cualquier estilismo, que Carlota Casiraghi lo ha elevado a la máxima potencia con su versión más sofisticada.