Violeta Mangriñán está a punto de salir de cuentas. Aunque quedan muy pocos días para el nacimiento de Gala, la influencer no deja de trabajar y de prepararse para el parto. La novia de Fabio Colloricchio está deseando tener a su pequeña en brazos y la recta final se le está haciendo eterna. Para la valenciana, el último mes de gestación "sobra" y si encima le sumamos una ola de calor extrema, todo se le hace cuesta arriba. "Lo llevo bien pero lo que pasa es que con este calor, que parece un hornillo, cuesta. Del embarazo yo no me puedo quejar de nada. Los tres primeros meses sí que fueron un poco durillos por las náuseas, los vómitos. Nada fuera de lo normal. El resto súper bien", contaba recientemente en el último evento al que ha asistido. Sin embargo, ha sido a través de su perfil de Instagram donde ha mostrado su enorme barriga a dos semanas de parir... ¡Y sus seguidores se han quedado completamente a cuadros por su dimensión!

Artículo recomendado

Violeta Mangriñán confirma que los vestidos cut out de invitada y de diario son ideales para embarazadas

Violeta Mangriñán confirma que los vestidos cut out de invitada y de diario son ideales para embarazadas

Violeta Mangriñán siempre ha querido hacer partícipe a sus casi dos millones de seguidores en redes sociales de su embarazo, tanto para lo bueno como para lo malo. La influencer ha hablado abiertamente de todos los temas que ha considerado oportunos, como los kilos que ha cogido, su alimentación, rutinas deportivas... Pero ahora, ha compartido el vídeo definitivo que evidencia que no puede más.

"Voy a explotar. He visto sandías más pequeñas, os lo digo", ha escrito Violeta Mangriñán entre risas. ¿Quieres morir de amor con las pataditas de Gala? ¡DALE AL PLAY y disfruta!

Artículo recomendado

Con sistema antideslizante y termómetro, Violeta Mangriñán se hace con una exclusiva bañera para Gala

Con sistema antideslizante y termómetro, Violeta Mangriñán se hace con una exclusiva bañera para Gala

Violeta ya lo tiene todo preparado para el gran día y ya ha confirmado que va a echar mucho de menos su tripa: "Lloro al pensar que me queda muy poquito con mi huevo, aunque sea gigante y aunque me tenga a patada limpia todo el día. Estoy segura de que voy a echar de menos tenerla dentro de mí, que seamos una", ha escrito invadida por la nostalgia.

Eso sí, no se ha librado de la ola de calor y las altas temperaturas le han causado insomnio: "Me he despertado a las seis de la mañana para ir al baño y ya hacía calor en la habitación, entre eso y la luz que entraba, no he podido pegar ojo de nuevo. Me muero de sueño".