La entrevista de Fabiola Martínez en Viernes Deluxe sigue levantando ampollas. La modelo se sentó por primera vez en un plató de televisión para dar detalles de su situación actual tras separarse de Bertín Osborne y destapó públicamente los fallos que propiciaron su ruptura: "Dejé de pensar en mis planes, en mi crecimiento, en formarme, en hacer proyectos que no fueran comunes. Eso es un problema mío. Ir a remolque de la vida de otra persona para alguien como yo no ha sido fácil", se sinceró frente a María Patiño. Tres días después, el cantante ha reaparecido en una entrega de premios y le ha dedicado exclusivamente el reconocimiento a la madre de sus hijos mientras Fabiola, ha querido manifestarse tras su paso al frente en Telecinco. La venezolana no ha querido dejarse nada en el tintero y ha querido explicar las 'polémicas' palabras que Bertín le dedicó al enterarse de su visita a los estudios de Mediaset.

Artículo relacionado

Tal y como confirmó Lydia Lozano, Bertín Osborne "se quedó muerto" al saber que su exmujer iba a hablar públicamente tras hacer oficial su divorcio el pasado mes de enero. Fabiola Martínez, tan sincera como siempre, ha querido quitarle hierro al famoso "¡qué huevos!" que el presentador le soltó en la previa a su alegato en el programa presentado por María Patiño. La madre de Kike y Carlos tiene muy claro que nada ni nadie va a entrometerse en sus decisiones y se ha querido desmarcar de los rumores asegurando que Bertín dijo esa expresión para brindarle todo su apoyo y no para criticarle. ¡DALE AL PLAY!

Lo que está claro, es que estas confesiones en plató han servido para conocerla más a fondo a Fabiola Martínez, y ella misma ha sido la que ha confesado que se quiere centrar en los verdaderamente importante, en sus hijos. Además, ha asegurado que no se ha puesto en contacto con Bertín tras el 'Deluxe'.

Artículo relacionado

"No he hablado con él, creo que está de concierto. No le llevo la agenda, no tengo ni idea. Yo me encuentro bien, no me ha cambiado la vida, yo sigo trabajando para arriba, para abajo. Estoy a mil historias, como siempre. No hay dramas, yo tenía ganas de que me conocierais como de verdad soy, no es que antes no fuera de verdad. Es cierto que no era del todo yo, en todas mis facetas. Ahora sí, esta versión es un poco más relajada, antes cuidaba más lo que decía, pensaba más en cómo podría afectar al resto. Mi vida es solamente mía y de mis hijos obviamente y ya no me preocupo por cómo lo encajen los demás. Nunca llueve a gusto de todos", ha soltado sin miedo alguno.