El verano ya tiene sus días contados. Las celebrities están exprimiendo al máximo cada día y a veces lo viven con tanta intensidad que las cosas no salen como se esperaban... Eso es justo lo que le ha pasado a Vicky Martín Berrocal. La diseñadora, que ha decidido comenzar una nueva vida en Lisboa junto a su chico, el empresario portugués Joäo Viegas Soares, ha sufrido una aparatosa caída por la que no ha tenido más remedio que ir a urgencias.

Algo muy similar le pasó a Irene Rosales. La mujer de Kiko Rivera sufrió un incidente mientras grababa un vídeo y su tobillo terminó bastante dañado. Vicky, por su parte, ha querido contarlo TODO a través de sus redes sociales: "En urgencias. Así empezó mi noche, una caída tonta. Y mira que avisé que la noche sería estupenda", escribía en 'stories' minutos antes de que le diesen los resultados.

Artículo relacionado

Finalmente y después de haberle realizado las pruebas pertinentes, la exconcursante de 'MasterChef Celebrity 5' confesaba que esa caída tonta ha terminado con una fractura en su muñeca izquierda: "Una rotura, pero hay cosas peores", ha desvelado junto a una imagen en la que aparece, aún en la sala del hospital, con el brazo en cabestrillo.

vicky martín berrocal rotura muñeca

A pesar de todo, no ha perdido el sentido del humor y ha asegurado que uno no se da cuenta, hasta que pasan estas cosas, de lo importante que es tener dos manos. Incluso, ha publicado los cuidados intensivos que le está haciendo su novio a base de dulces típicos de Portugal: "Porque mi hombre, que sabe que no me gustan los dulces, me ha traído unas tortitas de nata (pasteles de Belén)".

No se ha querido olvidar, tampoco, de todas las muestras de cariño que ha recibido por parte de sus seguidores: "Gracias a todos por los mensajes de cariño. Esto pasará pronto".

vicky martín berrocal dulce portugal

Artículo relacionado

Su verano más viral

La expareja de 'El Cordobés' ha conquistado a más de una persona con todos y cada uno de los posados en bañador que ha ido compartiendo durante las últimas semanas. Vicky no se lo ha pensado dos veces y ha hecho público un alegato reivindicativo a favor de la autoaceptación.

“Hola, soy Vicky Martín Berrocal. Tengo una talla 42 y celulitis. Y además soy esta… Una persona de sentimientos débiles pero con carácter fuerte. Soy compleja, a veces complicada pero con buen corazón. Me pierdo pero me busco y me encuentro. No sé darme a la mitad, me entrego por completo".