Marta López Álamo está haciendo frente a unos días de lo más complicados. Ha pasado una semana desde que Kiko Matamoros tuvo que ingresar en el hospital tras ser operado de la vesícula. Un tiempo en el que la modelo no se ha separado apenas de su lado. En todo momento, la joven compagina algunos de los compromisos de su vida diaria con hacer compañía a Kiko, quien sigue en el centro médico debido a una infección en el hígado.

Artículo relacionado

Atenta en todo momento a su pareja, Marta López Álamo ha querido aprovechar este pasado martes 4 de junio para salir durante unas horas del hospital y poder dedicarse un poco de tiempo a ella también. En concreto, la joven acudió a un centro de belleza para hacerse la manicura y la pedicura. Eso sí, no tardó en volver al centro médico para estar de nuevo al lado de el colaborador de ‘Sálvame’.

Marta López Álamo
Instagram

Un pequeño descanso con el que Marta López Álamo ha podido olvidarse por un rato del duro momento que están pasando tanto ella como su pareja. Desde que Kiko Matamoros tuviera que ser ingresado, la joven ha estado pendiente de él en todo momento. Tal es su preocupación, que incluso ya ha comenzado a sufrir las primeras consecuencias. Tal y como enseñó en su perfil de Instagram, la modelo tiene un herpes en el labio. Algo provocado por el estrés y los nervios que está sufriendo en primera persona.

Artículo relacionado

Eso sí, parece que poco a poco las buenas noticias van llegando para la pareja. Marta ha compartido un significativo vídeo este miércoles 5 de agosto en el que aparece junto a Kiko en la cama del hospital. “Buenas noticias por fin”, ha escrito sobre él. Un mensaje lleno de optimismo aunque, eso sí, por el momento ninguno de los dos ha aclarado de qué se trata.