Kiko Matamoros lleva seis días ingresado en el hospital Quiron de Madrid después de que sufriera una pancreatitis aguda promovida por la operación de vesícula a la que se sometió días antes. Desde la cama de la clínica, el colaborador de 'Sálvame' entraba en directo este martes vía telefónica para contar cómo se encontraba. Al parecer, tendrá que permanecer ingresado algunos días más hasta eliminar por completo la infección que tiene en el hígado.

Artículo relacionado

Visiblemente desanimado, Matamoros aseguró que estaba especialmente "preocupado" aunque se encontraba "bien". "Las cosas van evolucionando a mejor y tendremos confianza. Me han puesto dos antibióticos nuevos y parece que la infección va remitiendo", aseguraba.

Sin embargo, aseguraba que lo que peor lleva es estar encerrado entre cuatro paredes. Fue en ese momento cuando desveló que no se encuentra en una habitación cualquiera sino en una que ya utilizó nada más y nada menos que el rey emérito: "Estoy en la misma habitación en la que estuvo el rey Juan Carlos cuando pidió perdón", exponía sin perder el sentido del humor. Sin duda, una información que cobra más relevancia si cabe en estos días tras la marcha del padre de Felipe VI de España envuelto en un sin fin de escándalos fiscales.

Nos tenemos que remontar al mes de abril del año 2012 para recordar como don Juan Carlos pedía perdón a todos los españoles desde la clínica Quiron después de ser operado de una fractura en la cadera con el ya memorable: "Lo siento mucho. Me he equivocado, no volverá a ocurrir". Fue ese el comienzo del declive del rey emérito cuyo paradero es un completo misterio.