Isabel Pantoja ya ha puesto los pies sobre la tierra. Después de su abrumadora bienvenida a España tras su salida de 'Supervivientes', la tonadillera ha retomado su vida normal, dentro de los compromisos que tiene con el reality. ¿Cuál ha sido su primer plan? Abrazar a su madre.

Artículo relacionado

Isabel ha contado que tras su entrevista con Jorge Javier el pasado jueves, en la que pudo estar con sus hijos, viajó hasta su casa para reencontrarse con su gran amor, doña Ana. "Para mí ha sido lo más importante. Cuando me fui a la isla dejé a mi madre muy malita, y cuando la he visto me ha reconocido. Para ella yo estaba cantando en América", ha revelado Isabel en su entrevista con Jordi González, durante el capítulo final de 'Conexión Honduras'.

La Pantoja, visiblemente emocionada, ha contado que le dijo a su madre en ese momento que "nunca" volvería a irse. "Entonces me dijo, mi Maribel, mi Maribel, mi Maribel... Y yo con eso ya he ganado", ha expresado la artista.

"Soy lo que soy gracias a mi madre, ha sido una madre ejemplar, ella vio en mí las cualidades desde que era muy pequeña y lo que soy como madre, hija, hermana y amiga es gracias a ella", ha compartido. Doña Ana ha estado durante estas semanas cuidada por los hermanos de Pantoja, "ellos no han querido verme porque sufrían, solo preguntaban cómo estaba y ya está", ha revelado.

Isabel ha confesado que, tras su paso por la isla, no es capaz de comer. "Tengo que hacer cinco comidas y si acaso hago dos", ha contado a Jordi, y que se acuesta a las seis de la tarde para levantarse a las cuatro de la madrugada.