Cuando ‘Supervivientes 2020’ confirmó a Ana María Aldón como concursante oficial del ‘reality’, todo hacía pensar que la mujer de Ortega Cano se convertiría en la mejor aliada de Rocío Flores en la isla. Una aventura que ambas han comenzado juntas, pero en el que están protagonizando situaciones muy diferentes.

Artículo relacionado

Mientras que Rocío Flores ha protagonizado más de una pelea en la isla, en especial, con Yiya, Ana María Aldón es uno de las concursantes que más comentarios positivos está cosechando. La mujer de Ortega Cano no quiere crear conflictos y ha intentado por todos los medios llevarse bien con cada uno de sus compañeros, aunque para ello tenga que tomar distancia de las acciones que realiza la nieta de su marido.

Ana María Aldón y Rocío Flores 02

La última muestra de esta distancia la ha escenificado durante la segunda gala del concurso este jueves 27 de febrero. En lugar de posicionarse claramente a favor de Rocío Flores en su conflicto con Yiya, Ana María Aldón decidió no meterse en el asunto y mostrarse lo más conciliadora posible. “Me duele que se peleen, yo quiero a todos, a todos, y a Rocío especialmente. Pero claro, ella sabe defenderse y yo no me puedo meter porque parece ser que las cosas ocurren cuando no estoy”, ha afirmado la concursante al ser preguntado por Jorge Javier Vázquez.

Artículo relacionado

Asimismo, Ana María ha recalcado que todos los conflictos de su grupo pasan, misteriosamente, cuando ella no está presente. “Parece ser que yo no estoy y me cuentan ha pasado esto, esto, pero claro, ella tiene una boca preciosa para defenderse. Aunque tiene mi apoyo yo no puedo ponerme en contra de un compañero y una compañera a los que quiero”, ha afirmado ante la sorpresa de todos. Unas palabras que Yiya no ha dudado en aplaudir en directo: “No se puede tener mas clase que esta mujer”. Las caras de Rocío, en cambio, no eran tan alegres.