¿Dos caras de la misma moneda? No son pocas las voces que ha empezado a comparar el concurso que va a llevar a cabo Ana María Aldón con el que hizo en su momento Rosa Benito. La mujer de Ortega Cano daba un paso adelante y se convertía en personaje por mérito propio gracias a su desembarco en la isla. Y le bastaban unos pocos días para confesar su felicidad y la sensación de libertad que estaba experimentando. Sin obligaciones, sin compromisos, sin líos familiares, Ana María es otra. Un giro que recuerda al que vivió Rosa Benito en Honduras antes de separarse de Amador Mohedano.

Artículo relacionado

Ha sido llegar aquí y liberarme. Me siento liberada. Mi marido va a flipar cuando me vea cantar, bailar, ha sido como sacar a la niña que llevo dentro”. Ana María Aldón se ha transformado. La diseñadora, desde que pisó ‘Supervivientes’, es otra. Al menos, así lo ha reconocido en primera persona. La mujer de Ortega Cano se siente rejuvenecida en la isla y promete entregarse al máximo en el concurso. Una actitud que hemos visto ya en Honduras en alguna que otra ocasión. Y no les ha ido nada mal en la aventura.

Rosa Benito llegaba a ‘Supervivientes’ en una situación parecida a la de Ana María Aldón. Centrada en su familia, en sus problemas diarios, la colaboradora de ‘Sálvame’ protagonizaba una de las transformaciones más radicales que hemos vivido en televisión. La cuñada de Rocío Jurado no solo cambiaba a nivel físico, sino sobre todo mental. Se liberaba, vivía nuevas experiencias y decidía que nadie iba a condicionarle nada a partir de entonces. Un salto -y no solo del helicóptero- que trasladaba a su día a día.

La colaboradora terminaba su matrimonio con Amador Mohedano al poco tiempo y tras uno de los trances más difíciles de su vida. Un mal trago del que lograba reponerse y continuar con su vida, tanto profesional como personal. ¿Fue 'Supervivientes' el revulsivo que necesitaba para coger las riendas de su vida?

Supervivientes 2020 Ana María Aldón

Una nueva Ana María Aldón

Tampoco ha sido sencilla la vida de Ana María Aldón. La diseñadora se ha mantenido en un plano muy discreto hasta ahora. Reservada y siempre detrás de los miembros más mediáticos de su familia, pocos podían pensar que terminaría enrolándose en una aventura de este tipo. Si en un primer momento, podría pensarse que Aldón pasaría desapercibida entre tanto rostro con ganas de cámara, la realidad está siendo muy diferente. La mujer de Ortega Cano se ha colado en todas las conversaciones.

Alejada de las presiones del día a día, Ana María se siente relajada y feliz. También echa de menos a los suyos, sobre todo a su pequeño, pero parece que, por el momento, los Cayos se han convertido en su propio resort. ¿Recibirá la visita de su marido en la isla? ¿Acudirá Gloria Camila, su defensora en plató? ¿Vivirá una ilusión en la playa como le ocurrió a Rosa Benito con Montalvo? La incógnita se ciñe sobre una de las más desconocidas del clan Mohedano Jurado.