Rocío Flores ha ido a Supervivientes para llegar hasta el final, así lo ha contado su padre, Antonio David Flores, que ha desvelado la durísima preparación de la joven para enfrentarse al reality durante el mes previo a viajar a Honduras. Pero lo más complicado, más allá de saltar del helicóptero, pescar o hacer fuego, es controlar sus sentimientos y, sobre todo, la convivencia.

Artículo relacionado

Así, y tras sus primeras lágrimas al separarse por primera vez de su familia y 'capear' el temporal con Yiya, Rocío Flores ya no ha podido soportar más la presión, y ha explotado. En concreto contra Antonio Pavón y a raíz de la construcción de la cabaña de su grupo, el de los siervos.

Rocío Flores y Antonioo Pavón

"Vosotros dormid donde queráis, pero yo ahí no", ha dicho la hija de Antonio David Flores, muy alterada, al opinar que hacer la choza más lejos de la orilla conlleva dormir rodeada de "más bichos". "No voy a seguir órdenes de aquí mi señor capitán, estoy hasta las narices", ha gritado.

Rocío Flores

Rocío Flores no ha podido soportar más que su compañero, Pavón, haya dejado caer en repetidas ocasiones "que ciertos compañeros no hacemos nada" pero luego no deje opinar de nada, y ha zanjado el tema: "Yo no tengo nada de qué hablar, yo tengo mi opinión. Aquí, como las decisiones las tomáis vosotros... Ya llevo acumulándolo y me toca las narices".

La hija de Rocío Carrasco lo está dando todo en la isla y ha decidido no callarse nada en la convivencia con sus compañeros. Antonio Pavón, por su parte, se está convirtiendo en uno de los concursantes más polémicos y guerrilleros y ya ha tenido roces con otros compañeros como Elena, la madre de Adara, y otro mucho más fuerte con José Antonio Avilés.