Es la benjamina del grupo, en la edición más extrema, y todos los ojos están puestos en ella. Rocío Flores debuta en el mundo del reality pero se ha preparado a conciencia. De hecho, ha recibido un curso basado en la supervivencia radical en la Escuela de Supervivencia Anaconda 1, por la que ya han pasado otros supervivientes como Nacho Vidal, Christopher -ganador de su edición-, Carla Barber o Yola Berrocal.

¿Cómo se ha preparado para este reto tan complicado? ¿Cuál era su mayor temor? ‘Lecturas’ se ha puesto en contacto con la persona encargada de hacer de Rocío Flores la mejor de las supervivientes. José Miguel Ogalla, instructor y fundador de la escuela, nos ha contado en exclusiva la estricta rutina que ha llevado a cabo la hija de Antonio David. Rocío ha estado una semana recibiendo un curso en el que ha aprendido diferentes técnicas de supervivencia, cómo hacer fuego con técnicas solares, pescar, confeccionar un anzuelo de madera, preparar un reloj solar o cazar cangrejos.

Artículo relacionado

Rocío se ha tomado muy en serio su formación y ha trabajado mucho”, nos asegura Ogalla. “Todo el personal de la escuela que ha estado trabajando con ella aseguran que es un encanto, una niña super educada, aquí se encariñó todo el mundo con ella porque, realmente, es un encanto”. Rocío le confió a su instructor que uno de su mayores miedos era el salto desde el helicóptero, pero por el mar. Le preocupaba que hubiera tiburones. Por ello, estuvo ensayando los saltos desde la torreta de escalada.

La batalla más dura

La supervivencia no es solo una cuestión de físico, al contrario, como nos explica José Miguel, la verdadera batalla es psicológica. “Hay que prepararse psicológicamente, trabajar sobre el tema de la respiración táctica: un tipo de entrenamiento que tienen las fuerzas especiales, para minimizar el grado de ansiedad en el momento de estrés máximo”. Se trata de poner en práctica la psicología de supervivencia. Los enfrentamientos y las broncas generan ansiedad y un desgaste tremendo de calorías para los concursantes del reality.

Rocío Flores Carrasco

Rocío ha aprendido un tipo de respiración, para hacer antes o después de una pelea, de cara a lograr relajarse y que no le afecte tanto. También ha sido instruida sobre cómo proceder ante los ataques verbales, para no entrar al trapo.Es una persona muy pacífica, pero si le atacan, ella puede responder”, nos confiesa José Miguel.

No obstante, la verdadera batalla se va a librar a partir de los 15 o 20 días. “El cuerpo se está empezando a adaptar, a los 15 días te pega el bajón, empiezas a recordar, el hambre empieza a hacer mella. La falta de proteína te producirá una mala leche añadida. Si te falta hidrato de carbono, te produce apatía y te dan ganas de estar tumbado todo el día”, explica el instructor a ‘Lecturas’. "Tu mente tiene que estar continuamente haciendo cosas, no puede estar parada ni un minuto. Hay que crear rutinas”.

El padre de Rocío, Antonio David, le ha regalado el libro que ha escrito José Miguel sobre supervivencia para que se lo lleve a Honduras. Junto a él y las técnicas que ha aprendido, Rocío “va tener muchas opciones de quedarse mucho tiempo en la isla, o incluso ganar”.

Por Laura Martín