Paz Padilla ha sido una de las protagonistas este viernes del programa 'Esto es lo que hay', que Rocío Madrid presenta en Canal Sur. A través de una videollamada la presentadora, un día después de contar en su programa Sálvame, también por Skype, que no había regresado a un plató "para proteger" a su familia, ha contado cómo lleva el confinamiento y lo que echa en falta el contacto con los demás.

Artículo relacionado

"Lo que más echo de menos son los abrazos", ha dicho, a lo que ha añadido: "Yo soy muy besucona. En Sálvame Jorge y Carlota no besan pero yo bajo las escaleras besando a todo el mundo y diciendo "¡dónde están mis 'viejas'!", ha dicho con su característico sentido del humor pero con la voz un poco quebrada. Paz Padilla ha recordado sus primeros años en televisión y todo lo que el público le aporta: "Todavía sigo pensando que soy una afortunada de vivir de lo que me gusta", ha confesado a Rocío Madrid.

Paz Padilla programa Rocío Madrid

La gaditana adora su trabajo pero está muy concienciada de que ahora es tiempo de estar en casa: "Además, tengo a mi niña y a mi marido, soy muy feliz aunque estoy aquí encerrada". Con su hija está disfrutando de lo lindo y es que este tiempo juntas es oro puro para Paz Padilla. La presentadora tiene con Anna una relación muy especial: "Y ahora yo soy suegra, ¿has visto lo bueno que está el novio de mi hija?", ha dicho muy orgullosa de Iván.

Paz Padilla ha contado, divertida, un par de anécdotas con su yerno. "Mi hija y yo siempre nos damos abrazos de energía, que llamamos nosotras. Pues un día llegué a casa y estaba mi yerno probándose camisetas, con sus músculos y su 'plan' surferito, me dijo mi hija si quería un abrazo de energía y le dije que los tres, los tres... ¡Es que está muy bueno mi yerno", ha contado entre risas. "Otro día le hice levantarse de la cama en calzoncillos porque se coló una rata en mi dormitorio, ¡qué susto le di al pobre", ha compartido.

Anna Ferrer Iván Martín