Han pasado diez días desde que Adara Molinero se hiciera con el maletín de 'GH VIP 7' y desde entonces su vida y sus sentimientos están en boca de todos. El giro inesperado que ha dado su relación con Gianmarco Onestini, con el que se besó apasionadamente antes de marcharse de Guadalix, sigue sumando capítulos, y Adara a estas alturas es clara: No quiere ni ver a Gianmarco.

Artículo relacionado

Así lo ha reconocido en 'Sábado Deluxe', donde la exazafata se ha sentado tras romper su silencio en su primera entrevista en 'Lecturas' nada más ganar Gran Hermano VIP 7. "Me ha decepcionado muchísimo", ha dicho Adara a María Patiño, que no ha podido evitar romperse, y entre lágrimas ha dicho: "Se han dicho muchas cosas de mí que son mentira".

Adara, a estas alturas, solo puede hablar de "decepción" con el italiano, y ha insistido en que ella "solo quería hablar por teléfono con él para que entendiera lo que estaba pasando" pero que él solo quería hacerlo telefónicamente y no en persona, "eso me hizo desconfiar", ha explicado.

Adara Molinero

La ganadora de GH VIP 7 no se arrepiente de haberse enamorado de Gianmarco: "Lo he vivido así y así pasó. Y creo que sus sentimientos eran reales, pero le puede más la televisión, el dinero, su imagen..". Adara, tras muchas llamadas sin respuesta a Gianmarco, ha cerrado la puerta al italiano, y así lo ha confesado: "Mi amor por Gianmarco se ha roto, siento mucha decepción, porque ha jugado conmigo. Le está dando la vuelta a todo para él quedar bien, de pobrecito, y no es así".

Adara Molinero tiene claro que en su corazón no está ya el hombre del que se enamoró dentro de la casa y ve complicado que todo se recomponga por una sencilla pero contundente razón: "No me fío de él".