Todos estaremos pegados a la tele el próximo 14 de diciembre para ver el especial homenaje que Rocío Carrasco rendirá a su madre, Rocío Jurado, en 'El último viaje de Rocío'. Rosa Benito, la que fuera la cuñada de la más grande, ha reaccionado de manera muy emotiva al anuncio de este programa especial. Muchos son los recuerdos que le han venido a la mente y ha detallado parte de lo que encierran esos 18 contenedores de Rocío Jurado.

Artículo recomendado

Amador Mohedano, más cerca de Rocío Carrasco, se pronuncia sobre la herencia secreta de Rocío Jurado

Amador Mohedano, más cerca de Rocío Carrasco, se pronuncia sobre la herencia secreta de Rocío Jurado

"Me gusta lo poco que he visto. Rocío Carrasco tiene que saber perfectamente lo que hay: vajillas, candelabros de plata, pelucas…", comentó Rosa Benito. Además de estos enseres, en esos contenedores habrá otras muchas cosas, como "el piano de cola, el coche 600 que se compró en la Expo y le costó 18 millones de pesetas, fotos… hay muchísimas cosas. Imagina la historia que tiene que tener la casa de la Moraleja después de una vida", añadió Rosa Benito.

En el testamento de Rocío Jurado se determinó que la casa familiar de la Moraleja se vendiera y lo que se sacara se repartiera entre los tres hijos de la cantante: Rocío Carrasco, José Fernando y Gloria Camila. Pero todos los enseres y objetos que había en el interior acabaron arrinconados en esos contenedores desde que se vació la casa, hace ya 15 años, para ponerla a la venta. "Yo no sabía dónde estaba todo, pero me he preguntado muchas veces dónde estarán las cosas de mi cuñada… Rocío tenía armarios por toda la casa, incluso en el garaje hizo armarios donde guardaba trajes desde que salió de Chipiona", recordó Rosa.

Nostálgica, Rosa Benito nunca ha olvidado a Rocío Jurado. "El primer recuerdo que tengo de la Moraleja es ella. Todo era ella. Mi hijo Fernando y yo muchas veces cuando voy a la Moraleja me quedo en el coche y pienso qué cosas más bonitas hemos vivido aquí y qué cosas más amargas también".

Según parece, la persona que compró la casa ya no es su propietaria. "Yo sabía que el nuevo propietario tuvo problemas y no podía hacer frente a los pagos, pero no sabía que se la habían quitado. Mi hijo Fernando muchas veces se va para allá y me dice que cualquier día va a llamar para que le dejen entrar a ver la casa de su tía", explicó Rosa Benito, que está totalmente convencida de que el programa especial "lo van a hacer con muchísimo cariño. Tienen cosas maravillosas que contar".