A pesar de la distancia y la placidez en la que vive instalada en su espectacular casa de California, Raquel del Rosarioconsigue mantener a todos sus seguidores al día de su día a día y de cada uno de sus proyectos. La cantante, que reside desde hace años junto a su marido, el director Pedro Castro, en un espectacular rancho en la ciudad de Thousand Oaks, en el condado de Ventura, se ha sincerado en esta ocasión sobre un importante acontecimiento en su vida que se la podría haber cambiado 180 grados. Tan solo era una adolescente a la que un alarmante diagnóstico sobre sus serios problemas de salud habría tenido efectos que prefiere no imaginarse.

Artículo recomendado

Raquel del Rosario lanza un conmovedor mensaje en el Día Mundial de Concienciación del Autismo

Raquel del Rosario lanza un conmovedor mensaje en el Día Mundial de Concienciación del Autismo

"Cuando tenía 16 años me detectaron una doble escoliosis y como única solución me sugirieron una operación en la que fijar toda la columna con piezas metálicas. Me dieron una fecha de cirugía rápido, ya que el doctor lo consideraba algo urgente", ha desvelado Raquel del Rosario en su cuenta de Instagram. Y no puede agradecer suficiente a sus padres haber actuado con rapidez para pedir "una segunda opinión". En Madrid, los expertos que analizaron después su caso dictaron un diagnóstico más esperanzador y menos alarmista: "Recuerdo con mucho cariño me dijeron que estaba en el límite y que, de no ir a más las curvaturas, no sería necesaria esa operación".

Raquel del Rosario
Instagram @raqueldelrosario

Artículo recomendado

Raquel del Rosario abre las puertas de la preciosa e inspiradora cocina de su casa de California

Raquel del Rosario abre las puertas de la preciosa e inspiradora cocina de su casa de California

En aquella visita oportunísima, le aseguraron que iba a poder "llevar una vida normal" y "ser mamá". Este segundo comentario no le importó en absoluto siendo solo una adolescente, pero cuando ahora tiene en su vida las personas que más quiere en el mundo, sus hijos Leo y Mael, toma todo el significado y, seguro, respira aliviada. "Hoy entiendo la importancia de la salud espinal, nuestro centro y soporte. A través de nuestra columna vertebral se encuentran los puntos energéticos del cuerpo desde la base hasta la cabeza". Su impactante historia y lo que podría haber sido tomar una decisión equivocada le ha servido a Raquel del Rosario para hablar de la disciplina con el que ha conseguido mantener su columna en un estado saludable: el yoga. No puede estar más agradecida a aquel día en que, a pesar de su resistencia, probó una clase. "Hoy agradezco a mis padres en el alma el haber escuchado a su instinto y pedir otra opinión, y también a aquella persona que me “obligó” a entrar en aquella clase de yoga diez años atrás", concluye satisfecha.