Aunque Isabel II ha vuelto ya al trabajo, la preocupación por su estado de salud no aminora. Su ausencia el pasado domingo en la ceremonia del Día del Armisticio, que iba a suponer su reaparición tras dos semana alejada de los focos, volvió a disparar todos los rumores sobre cómo se encuentra realmente la monarca.

Artículo recomendado

Meghan Markle desestabiliza a Isabel II en su reaparición con una nueva entrevista en televisión

Meghan Markle desestabiliza a Isabel II en su reaparición con una nueva entrevista en televisión

Unos rumores ante los que el príncipe Carlos no ha tardado en pronunciarse. De viaje oficial por Jordania y Egipto, el hijo de Isabel II ha querido aclarar cómo se encuentra realmente la monarca. “Está bien, muchas gracias. Una vez que llegas a los 95 años no todo es tan fácil como antes. Ya es bastante malo a los 73”, ha asegurado el heredero al trono para dejar claro que, aunque la monarca siempre ha parecido tener una edad de hierro, los años pasan para todo el mundo. Unas declaraciones en las que, además, no ha dudado en bromear sobre su propia edad.

Isabel II

La reina Isabel II vuelve al trabajo tras su bache de salud

GTRES

Unas declaraciones que el príncipe Carlos ha realizado a la vez que la reina Isabel II volvía al trabajo. Si ayer la soberana presidía su primera recepción en el castillo de Windsor tras casi un mes alejada de los focos, este jueves 18 de noviembre ha vuelto a hacer uso de las videollamadas para recibir de manera virtual al embajador de Vietnam, Nguyen Hoang Long, quien se encontraba en el palacio de Buckingham.

Artículo recomendado

Isabel II vuelve al trabajo, visiblemente más delgada, tras su último bache de salud

Isabel II vuelve al trabajo, visiblemente más delgada, tras su último bache de salud

Dos apariciones que casan a la perfección con la estrategia que el palacio de Buckingham parece haber diseñado para Isabel II. Según los analistas reales, lo que sucedió en el Día de la Armisticio puede ser un fiel reflejo de lo que va a ocurrir a partir de ahora: la reina seguirá al pie del cañón, desde el castillo de Windsor, pero sus apariciones públicas se van a ver drásticamente reducidas y, en estas, en caso de ser inevitables, estará siempre acompañada por un miembro senior de la casa real. Una nueva fase de su reinado en la que cada vez aparecerá menos en carne y hueso y más a través de la pantalla.