Isabel II ha regresado al trabajo. Aunque se preveía que la reina de Inglaterra volviera a presidir un acto público el pasado domingo para estar presente en la que es una de sus citas obligadas del año, el Día del Recuerdo, no ha sido hasta este miércoles 17 de noviembre cuando por fin ha reaparecido. Lo ha hecho, eso sí, sin salir del castillo de Windsor, en donde ha recibido en una audiencia al jefe del Estado Mayor de la Defensa, Nick Carter.

Artículo recomendado

Kate Middleton da un importante paso adelante ante la incertidumbre sobre la salud de Isabel II

Kate Middleton da un importante paso adelante ante la incertidumbre sobre la salud de Isabel II

Con un vestido de flores, de pie y buen aspecto, aunque visiblemente más delgada que hace un mes, la reina Isabel II ha presidido su primera recepción desde que tuviera que reducir su agenda el pasado octubre. Lo ha hecho con una actitud admirable y demostrando, una vez más, que no piensa dejar de lado en ningún momento su labor al frente de la institución.

Isabel II

Isabel II vuelve al trabajo en el castillo de Windsor tras su bache de salud

GTRES

La reina Isabel II ha vuelto a aparecer en público después de que hace casi un mes se viera obligada a cancelar un viaje que tenía previsto a Irlanda del Norte y a reducir considerablemente su agenda por recomendación médica. Desde entonces, la monarca apenas había protagonizado unos cuantos actos públicos a través de videoconferencia. Es más, la preocupación aumentaba este pasado domingo, cuando se perdía por un problema de espalda el Día del Recuerdo. No obstante, este miércoles, la soberana ha vuelto a demostrar que continúa al pie del cañón.

Artículo recomendado

Isabel II enciende de nuevo todas las alarmas sobre su estado de salud

Isabel II enciende de nuevo todas las alarmas sobre su estado de salud

Aunque Isabel II no ha dado ningún tipo de agotamiento este miércoles, el palacio de Buckingham ya está tomando medidas ante los últimos baches de salud que ha vivido la monarca. Así, desde la institución se va a evitar que la soberana acuda a actos oficiales fuera del castillo de Windsor y, en caso de hacerlo, estará acompañada siempre por algún miembros de la familia real.