El estado de salud de la reina Isabel II de Inglaterra es motivo de honda preocupación en el Reino Unido. A su avanzada edad, 95 años, la reina Isabel tiene cada día más achaques de salud, lo que le está impidiendo desarrollar su actividad institucional con normalidad. Hoy domingo debía presidir el Día del Armisticio, pero una lesión en la espalda le ha impedido estar presente.

Artículo recomendado

El príncipe Carlos desvela cuál es el verdadero estado de salud de Isabel II antes de su reaparición

El príncipe Carlos desvela cuál es el verdadero estado de salud de Isabel II antes de su reaparición

Isabel II sufrió un esguince en la espalda, dolencia muy dolorosa, razón por la cual ha tenido que suspender un acto que estaba programado para hoy. "La Reina, tras sufrir un esguince de espalda, ha decidido esta mañana, con gran pesar, que no podrá asistir al Servicio del Domingo del Recuerdo de hoy en el Cenotafio. Su Majestad está decepcionada por no poder asistir al servicio", comunicó un portavoz de palacio. En su lugar, el príncipe Carlos, su mujer, Camilla, duquesa de Cornualles, y el resto de la familia real, entre ellos los duques de Cambridge, atendieron al acto que conmemora el fin de la Primera Guerra Mundial y recuerda a los caídos en combate.

"En nombre de la Reina, el Príncipe de Gales coloca una ofrenda floral en el Cenotafio como parte del Servicio Nacional de Recuerdo. Diseñado por el arquitecto británico Edwin Lutyens, el Cenotafio (que significa "tumba vacía") simboliza las pérdidas sin precedentes sufridas durante la Primera Guerra Mundial y desde entonces se ha convertido en el punto focal nacional del Recuerdo", publica la cuenta oficial del palacio de Buckingham.

CArlos de Inglaterra

Carlos, príncipe de Gales, encabezó la representación de la familia real en sustitución de su madre, la reina Isabel.

Instagram @theroyalfamily

Desde la muerte del duque de Edimburgo, en abril pasado, la reina Isabel está siendo constantemente vigilada y atendida por los servicios médicos, pues su salud preocupa mucho. En las últimas semanas, además,tuvo que ser ingresada en el hospital y los médicos le recomiendan reposo y no permanecer muchas horas de pie. También le han prohibido el alcohol y, por primera vez en los últimos 17 años, apareció en público ayudándose de un bastón.

Esta lesión en la espalda ha vuelto a encender las alarmas sobre la salud de la reina. Hacía 22 años que no faltaba al Día del Armisticio, acto al que solo ha dejado de asistir porque se encontraba de viaje o por los embarazos de sus dos hijos menores.