Disfrutar del sol y la playa es la mejor terapia para olvidarse de todo lo malo. Leo Messi ha hecho las maletas y tras el varapalo sufrido con la selección argentina en la Copa América, se ha marchado de vacaciones junto a su mujer, Antonella Rocuzzo y sus tres hijos, Thiago, Mateo y Ciro.

El argentino ha decidido desconectar de todo antes de volver a la rutina a iniciar una nueva temporada con el FC Barcelona.

Ha sido la propia Antonella la que ha publicado en su cuenta de Instagram, uno de los posados familiares más esperados. Eso sí, ha querido mantener en el más absoluto anonimato el destino en el que se encuentran. Pero por lo que podemos apreciar en la fotografía, mal no lo están pasando: playa de arena fina, palmeras y agua cristalina... ¿Qué más se puede pedir?

Artículo relacionado

"En el paraíso con ellos", ha escrito Antonella junto a la imagen, que ya ha conseguido un millón y medio de 'me gustas' por parte de sus fans.

Con una sonrisa de oreja a oreja, el futbolista ha querido olvidarse de unos de los momentos más agridulces de su carrera profesional: la eliminación de Argentina en semifinales por parte de Brasil y su expulsión tras una decisión arbitral un tanto polémica.

Tras varios intentos por conocer cuál es el destino elegido por la pareja, se piensa que es el mismo sitio donde los tortolitos celebraron la luna de miel en el año 2017:un resort de lujo ubicado en la Isla de Antigua, en pleno Mar Caribe.

Sea como fuere, esperamos que disfruten antes de volver de nuevo a la rutina.