¡Por fin! El reencuentro más ansiado en el clan de las Campos se ha producido. María Teresa Campos ha podido reunirse con su hija Carmen Borrego, por quien estaba angustiada y preocupada desde que confirmó que había dado positivo en coronavirus. Cinco test después, la colaboradora de 'Viva la vida' ya ha podido anunciar que ha pasado el virus, y puede dar carpetazo a una pesadilla en la que lo ha pasado muy mal, tal como contó en exclusiva en Lecturas.

Artículo relacionado

Esta misma semana, Carmen daba la gran noticia y no ha tardado ni un instante en hacer realidad un momento muy deseado: reunirse con su madre después de semanas confinadas por separado. Un gesto que estamos viendo en todas las familias en cada paso de fase, como era de esperar, también lo están viviendo intensamente en el seno del mediático clan.

A través de la luna del coche, que conducía su marido, José Carlos Bernal, y a pesar de que su rostro quedaba oculto por su mascarilla de calaveras, se podía intuir la emoción y alegría de saber que estaba a punto de vivir un emotivo momento con su madre. ¿Habrán contenido las ganas de abrazarse? ¿Habrá sido posible también el reencuentro con su hermana Terelu y su sobrina Alejandra? ¿O esperarán a visitarla a su nuevo y espectacular piso?

Artículo relacionado

Antes de dirigirse al domicilio de su madre, Carmen era sorprendida por las cámaras ante las que ha reiterado que no se ha saltado el confinamiento durante su convalecencia, y ha descrito las incómodas secuelas que le ha dejado la infección. "Me duele mucho el cuerpo, pero para como están algunos, mejor no quejarse, la verdad", ha contado. Afortunadamente, es consciente que "recuperar la vida" y volver a la normalidad le va a ayudar a sentirse cada día mejor. Ahora solo queda disfrutar de la 'libertad'.